Argentina frente a una nueva matriz educativa

Por Bernardo Dall´Ongaro *

Asistimos a una era en la que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han revolucionado la manera en cómo los niños construyen sus vínculos interpersonales: cómo juegan, hablan, escriben e incluso aprenden.

Dentro del aula, asistimos a la crisis de la antigua matriz educativa, tanto del lado de los que enseñan (docentes), como de quienes aprenden (estudiantes). Vemos, así, docentes formados con programas del siglo XIX intentando de educar bajo ciertas premisas de aquellos paradigmas, a una generación de nativos/as digitales.

La evidencia empírica muestra que la convivencia dentro del aula entre estas dos temporalidades se hace cada vez más difícil. Nos encontramos frente a una situación en la que los docentes plantean ciertos contenidos, mas se topan a diario con ciertas dificultades en la instancia de recepción/resignificación de los mismos producto de diversos factores, como el aburrimiento o la falta de motivación. Contrariamente a lo que se acostumbra a creer, el problema no se halla (exclusivamente) en el contenido sino en la forma en cómo éste se transmite. La falta de motivación puede, entonces, responder a los modos en que se les ofrece el acceso a ese contenido, propias del siglo pasado, de otro modelo de sociedad, de empleo, de vinculación interpersonal…

sistema-educativo-de-argentina-1-1-638

Por su parte, las y los educadores se ven motivados a receptar/aplicar determinados cambios tecnológicos que, en algunos casos, generan angustias o falta de certeza respecto de las sus potencialidades dentro del ámbito de enseñanza. El desafío está en potenciar las instancias de entreaprendizaje, conformando ámbitos propicios para la construcción de conocimiento dialógico. Aquello que Tedesco caracterizó[1] como “aprender a aprender”, y “aprender a vivir en comunidad” como las metas a alcanzar por la educación para el siglo XXI.

Las tecnologías de la información y la comunicación han llegado para quedarse. Urge entonces la necesidad de desarrollar una nueva matriz educativa, basada en avances científicos que nos den datos sobre las nuevas maneras de aprender dentro del aula. Para lograr ello, se torna indispensable reconocer las angustias, las incertidumbres, las historias de vida, entre otras dimensiones nodales. Consecuentemente, se debe instar a las y los actores a salir de su “zona de confort”, a instancias de la implementación de programas que acompañen el proceso.

Un plantel docente con conocimiento, manejo y permanente actualización de/en las nuevas tecnologías será indispensable si queremos lograr la transición a este nuevo paradigma. La tiza y el pizarrón deberán ser utilizados con la misma asiduidad con que el niño utiliza su tablet, notebook, netbook, e-book, etc. Asimismo, los programas de educación deberán estar atravesados por el uso de la tecnología y los colegios deberán estar dotados de Wi-Fi. Será necesario garantizarles la conexión a todos estos canales desde sus primeros años escolares, independientemente del medio socioeconómico al que pertenezcan las y los estudiantes.

La experiencia de otros países del mundo que se posicionan como referentes en materia de calidad educativa, como es el caso del proyecto finlandés “Entorno de Aprendizaje Atractivo”, muestra que la transición es factible y funciona.

En el caso de Argentina, la necesidad de refundar este vínculo en crisis resulta crucial. El Estado debe cumplir un rol de puente entre los múltiples actores que conforman el sistema educativo. Es indispensable que trabajemos de manera entusiasta sobre este vínculo y con una visión de mediano/largo plazo, con la firme convicción de que el acto educativo se produce sólo si se genera una interacción dinámica, fluida y multidireccional entre quien enseña y quien aprende.

3438404* Bernardo J. Dall´Ongaro es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad del Salvador (USAL) y Magíster en Administración y Políticas Públicas por la Universidad de San Andrés (UdeSA).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] “Los desafíos de la educación básica en el siglo XXI”. Juan Carlos Tedesco. Disponible en http://www.derechoshumanos.unlp.edu.ar/assets/files/documentos/los-desafios-de-la-educacion-basica-en-el-siglo-xxi.pdf