Turismo en Kioto Japón

La mejor época para ir

Los períodos más populares para viajar a Kioto son de marzo a mayo y de septiembre a noviembre. El clima es templado todo el año y los veranos pueden ser calurosos, húmedos y algo lluviosos de junio a julio. El follaje de otoño alcanza su punto máximo entre mediados y finales de noviembre. Otros eventos populares son la temporada del cerezo en flor (abril); la serie de feriados públicos conocida como la Semana Dorada (finales de abril a mayo); Aoi Matsuri (mayo), con una procesión desde el palacio hasta el santuario Shimogamo-jinja; el festival de Gion (julio), que honra la historia de las geishas con un desfile; y el enorme festival de fogatas Daimonji Gozan Okuribi (agosto).

Cuántos días recomendamos

La respuesta depende mucho de nuestros intereses personales y del tiempo disponible en nuestro viaje a Japón.  Para poder visitar aquello que consideramos imprescindible en Kioto y disfrutar de una primera visita a la antigua capital nipona, creemos que son necesarios un mínimo de 3/4 días , dedicando casi uno por completo a la zona de Arashiyama, que tiene mucho para ver.

Hacer turismo en Kioto no es sólo visitar templos, santuarios o zonas y edificios recomendados, es también disfrutar de la experiencia que nos ofrece la antigua capital del Japón, por lo que también os recomendamos algunas experiencias y cosas que hacer muy interesantes en Kioto.

 

10 lugares recomendados en Kioto

  1. Fushimi Inari-taisha

Este santuario construido en el siglo VIII en honor a la diosa del arroz, es famoso por sus miles de toriis rojos o naranjas, que serpentean trazando un camino por la base de la montaña Inari y que han sido donados por particulares y empresas para que el dios Inari les sea favorable.
Si dispones de tiempo, recomendamos dar un largo paseo por sus 4 kilómetros de toriis hasta llegar a la parte más alta y que estamos seguros, será unas de las experiencias que recordarás del viaje.
Además es importante tener en cuenta que Fushimi Inari es uno de los santuarios más visitados, por lo que recomendamos venir a primera hora si quieres verlo o hacer fotos con poca gente.
Al santuario, situado a menos de 4 kilómetros al sur de la ciudad, se puede llegar hasta andando, aunque la forma más habitual es con el tren de la línea JR Nara (incluido en el JR Pass), desde la Estación de Kioto. El trayecto es de unos 8 minutos y el tren te dejará prácticamente frente al santuario, por lo que es la mejor forma de llegar hasta aquí. Nosotros hicimos la visita a primera hora, aprovechando el viaje en tren que nos llevaría después a la ciudad de Nara.

El templo está abierto las 24 horas del día, por lo que puedes madrugar todo lo que quieras para visitarlo.

  1. Kinkaku-ji

Es un templo zen en el que sobresale su pabellón recubierto de hojas de oro puro o pan de oro.
El templo, Patrimonio de la Humanidad, se edificó en 1397, aunque la estructura actual es del 1955 ya que en 1950 un monje con las facultades mentales alteradas le prendió fuego, cuenta con un precioso estanque enfrente llamado Espejo de agua y un jardín japonés, es una de las imágenes de postal de Kyoto.
Situado un poco lejos del centro, al oeste de Kioto, puedes llegar al templo en media hora con los autobuses 101 y 205 desde la estación de Kyoto.

  1. Distrito de Gion

Gion, el famoso barrio de las geishas, es otro de lugares que visitar en Kioto más imprescindibles. Dar un paseo al atardecer por sus calles estrechas y casas tradicionales de madera al estilo japonés es un imperdible. Si además tienes la suerte de cruzarte con una maiko o una geisha de camino a una casa de té, te aseguramos que la experiencia será completa.
Además de pasear por todo el barrio, te aconsejamos prestar especial atención a la calle de Hanamikoji, llena de restaurantes y casas de té, que es un buen lugar para verlas cuando van a trabajar de 17h a 19h o cuando salen del trabajo de 20h a 22h.

Cerca del barrio de Gion se encuentra la calle Pontocho, que aún conserva el encanto del Japón tradicional con sus casas tradicionales, casas de té y restaurantes, además de ser otro de los lugares en los que durante el paseo también te puedes cruzar con geishas o maikos.

  1. Kiyomizu-dera

Kiyomizu-dera, el templo del agua pura, es uno de los lugares más turísticos de la antigua capital imperial de Japón. Este templo, construido en el 778 en una colina al este de Kioto, es famoso por sus magníficas vistas de la ciudad, las pagodas, los pabellones, las puertas y por la naturaleza que lo rodea, que forman un conjunto de extrema belleza.
Kiyomizu-dera, como la mayoría de los templos, es recomendable visitarlo a primera hora, antes que lleguen los grupos organizados.
Para llegar hasta el templo puedes coger el autobús 100 o 205 en la estación de Kioto y bajar en las paradas de Kiyomizu-michi o Gojo-Zaka, teniendo en cuenta que la subida final al templo se realiza andando.
Horario de visita: todos los días de 6h a 18h.

  1. Bosque de Bambú de Arashiyama

Pasear entre más de 50 variedades de bambú perfectamente alineadas mientras oyes el susurro del balanceo de los troncos producido por el viento, estamos seguros que será otro de los momentos que recordarás de un viaje a Japón.
Este bosque de bambú, planta de gran importancia en la cultura japonesa y oriental, tiene en Arashiyama ejemplares de más de 20 metros de altura que hacen las delicias de los miles de turistas que se acercan hasta aquí cada día.
Aunque lo normal es venir únicamente una vez durante el viaje, te recomendamos, si tienes tiempo, visitarlo el bosque en diferentes momentos del día, ya que por el cambio de luz y colores, cada una de las experiencias se vuelve única.
Además del bosque de bambú, la zona de Arashiyama, tiene varios lugares que merece la pena conocer como el puente Togetsuky y varios templos como Tenryu-Ji.
Para llegar a Arashiyama, situado a más de 10 kilómetros al oeste de la ciudad, puedes coger el tren de línea local Sagano (incluido en el JR Pass) que te llevará en 30 minutos hasta la estación Saga Arashiyama.

  1. Ginkaku-ji, uno de los mejores lugares que visitar en Kioto

Ginkaku-ji o Templo del Pabellón de Plata, es uno de los lugares que visitar en Kioto más bonitos. Este templo budista buscaba imitar al Templo del Pabellón Dorado, pero con un pabellón recubierto de paneles de plata, aunque este no pudo completarse a consecuencia de una guerra civil. Aunque tenemos que decir que esta circunstancia no le resta belleza al templo, con unos preciosos jardines de estilo japonés, entre los que destaca el jardín seco de arena blanca y el de musgo con riachuelos y estanques, que lo convierten en una de las maravillas de Kioto.

Para llegar al templo, puedes tomar los autobuses 5, 17 y 100 en la estación de Kioto y bajarte en la parada de Ginkakuji-michi.
Horario de visita: todos los días 8h a 17:30h.

  1. Camino de la Filosofía

Uno de los mejores paseos, sobre todo en primavera en el momento en el que están los cerezos en flor, es el Paseo del filósofo que debe su nombre al filósofo japonés Nishida Kitaro, quien meditaba en este lugar cuando iba a dar clase en la Universidad de Kioto.
El recorrido de 2,5 kilómetros que transcurre paralelo al canal Shishigatani, pasa cerca de numerosos templos y santuarios, además de varias tiendas de artesanía y cafeterías encantadoras en las que poder hacer alguna parada.
Algunos de los templos más interesantes son Reikanji, Otoyojinja, Nyakuojijinja, Anrakuji, Honen-in, Mirokuin y los cercanos Eikando y Nanzenji, que te recomendamos no perderte. Nosotros recomendamos hacer la ruta empezando en el puente Nyakuoji para terminar en el magnífico templo Ginkaku-ji, el más bonito del recorrido.

  1. Ryoan-ji

Ryoan-ji, otro de los lugares que visitar en Kioto, es un templo Zen que destaca por su misterioso jardín seco, el más famoso de Japón. Este tipo de jardín zen, llamado karesansui, tiene pocos elementos decorativos y lo utilizan los monjes para la meditación. La interpretación de la distribución en el jardín de sus elementos como la grava, el musgo, la arena y el tipo de rastrillado, o las rocas, es bastante subjetiva, aunque si que puedes llegar a notar un efecto relajante al observarlo un buen rato.
Además de este jardín puedes pasear por el bonito entorno que rodea el templo con un estanque y jardines con variada vegetación.
Para llegar al templo Ryoan-ji, nosotros recomendamos combinarlo con el templo Kinkaku-ji. Si coges el autobús 59 en Kinkaku-ji, llegarás en 10 minutos a la entrada del Templo Ryoan-Ji.
Horario de visita: todos los días de 08h a 17h.

  1. Las calles Sannenzaka y Ninenzaka

El barrio de Higashiyama, situado en la ladera de un montaña, conserva en las calles Sannenzaka y Ninenzaka la esencia del Kioto más tradicional y mágico. Estas dos calles que se pueden recorrer después de visitar el Templo de Kiyomizudera, situado en la parte superior, te trasladan épocas pasadas con sus casas tradicionales de madera. Para nosotros el mejor momento para pasear por estas dos calles peatonales en cuesta es el atardecer, aunque si quieres entrar en alguna de sus numerosas tiendas de recuerdos puedes recorrerlas también por la mañana.
Eso sí, conviene tener en cuenta que se debe andar con cuidado, ya que dice la leyenda que si te caes en Sannenzaka en tres años morirás y si lo haces en Ninenzaka, lo harás en dos años.

  1. Heian-Jingu y Sanjusangendo

El santuario Heian o Heian Jingū, famoso por el enorme torii rojo en la entrada del templo, es otro de los lugares que visitar en Kioto imprescindibles. Aunque el torii y el edificio principal llaman la atención, nosotros nos quedamos con la zona de los jardines, un remanso de paz que salió en la película Lost in Translation.
Para llegar a Heian-Jingu puedes coger el autobús 5 en la estación de Kioto hasta la parada Kyoto Kaikan Bijitusu-kan Mae.
Horario de visita: todos los días de 8:30h a 17:30h.

No podemos olvidarnos de otro de los templos que tienes que ver en Kioto: Sanjusangendo. Es aquí donde se encuentran 1001 estatuas de Kannon, la diosa buda de la misericordia, todas hechas a mano de madera y cubiertas con hojas de oro, que se encuentran en el interior del salón de madera más largo de Japón. Ten en cuenta que no se permiten las fotografías en su interior, aunque pese a eso, la visita merece mucho la pena.
Para llegar al templo tienes que coger el autobús 100, 206 o 208 hasta la parada Sanjusangen-do-mae.
Horario de visita: todos los días de 8h a 17h.

 

Importante: Seguro de viaje para ir a Japón

Si vas a viajar a Japón nada mejor que contar con un buen seguro de viaje y más en un destino como este, en el que los servicios sanitarios son muy elevados, pudiendo costar una simple visita al médico 500 dólares y varios miles cualquier operación.