Viaje a la paradísiaca isla de Barbados en el Caribe

El País de Barbados es la isla del Caribe con más días de sol por año, según las estadísticas y realmente pudimos confirmarlo en persona. Estuvimos tres semanas disfrutando de las paradisiacas playas, sin llover un solo día, apenas algunos chaparrones por la madrugada.

La posición geográfica de Barbados, fuera de la zona de huracanes y tormentas tropicales fuertes del Caribe, hace que sea un destino a ser visitado en cualquier mes del año.

Algo a tener muy en cuenta es el uso de ropa con protección solar y lociones con bloqueador solar o de alta protección, porque el sol es muy fuerte a toda hora y se hace insoportable para la piel, andar sin estos cuidados. Gorros, anteojos de sol y sombreros, también son necesarios para evitar insolaciones.

Las playas son relativamente cerca unas de las otras, por lo tanto no hace falta alquilar carros. El transporte público consiste en taxis, buses locales y combis. Se puede recorrer unos 20km por apenas 1U$$ por persona.

Al ser una ex colonia Británica, se mantienen algunas costumbres de aquella época, el idioma oficial es el inglés; la división territorial es por Parroquías (St.James, St.Peter, etc);  se conduce por la izquierda; el sistema métrico es en pulgadas y millas.

La gente local es simpática y dispuesta a ayudar. Estuvimos en toda la isla, transitándola en transporte público y a pie, sin nunca ver alguna pelea, ni asaltos. Nos dejó una buena impresión de seguridad, podíamos andar tranquilos y dejar nuestras pertenencias en la playa sin miedo.

La gastronomía nos gustó mucho, si bien se puede comer todo tipo de comidas, y hay restaurantes de cadenas de comidas rápidas como Mc Donalds, KFC o Pizza Hut, lo mejor es experimentar las comidas locales que se basan en pescados, mariscos, carne de cerdo o pollo, deliciosamente condimentadas y en general asadas en la parrilla. También existen gaseosas locales con sabores de pera, ananá o ginger ale, muy ricas.

El barrio de Oistins, es famosos por sus restaurantes de “Bajan Foods” (comida Barbadense) y shows en vivo los viernes por la noche. Es un punto de encuentro de turistas y gente local, divertido y con comidas excelentes.

Los supermercados son de buena calidad con productos importados de EEUU, Europa y Oceanía, además de los productos locales. Son limpios, confortables y a precios razonables.

Se puede pagar con tarjetas en casi cualquier lugar y no es necesario cambiar dólares estadounidenses por dólares de Barbados (la relación de 1 U$$ por 2 BB$$), ya que los aceptan en cualquier lugar al cambio oficial.

En cuanto a las playas, hay para todos los gustos. La costa que da al océano atlántico, hay olas ideales para la práctica de Surf o Kite surf y en la costa que da al Mar Caribe, hay numerosas playas de arena blanca y rosa, con el mar increíblemente claro y caliente. Perfecto para nadar, hacer buceo o snorkelling. Algunas playas tienen más estructura y turistas que otras, por ejemplo Accra Beach, Dover Beach o Mullins, tienen restaurantes, baños públicos, alquiler de tablas de SUP y casi siempre hay más turistas que en otras un poco más reservadas y casi desiertas como Batt Rocks o Maxwell.

Los alojamientos son de muy buena calidad, existen gran variedad de hoteles y apartamentos para alquilar. Nosotros estuvimos en el Hotel Ocean Spray (https://oceansprayapartments.com/) del barrio de Christ Church, un barrio tranquilo con casas de familia, y algunos mercados y restaurantes pequeños.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es un apart hotel con vista al mar, muy confortable y el personal es servicial y siempre a disposición. Costo beneficio del apartamento es excelente, además de tener cocina completa para comer tranquilamente mirando al mar, se puede pescar, hacer kite surf o nadar en la playa del hotel a pocos metros de la habitación.

Es un destino turístico que nos encantó y sorprendió, pensamos volver muchas veces sin dudas, ojalá que ustedes también puedan disfrutarlo también, lo recomendamos para todos los amantes del mar, las playas y del calor.