El Foro de Davos se reúne en São Paulo

Comienza la cumbre del Foro de Davos en la ciudad de São Paulo, Brasil. El proteccionismo de Trump y la incertidumbre electoral en América Latina marcarán el encuentro de dirigentes políticos y económicos.  América Latina enfrenta un año contradictorio, con razonables perspectivas de crecimiento económico pero al mismo tiempo con importantes incertidumbres en el futuro inmediato, habrá elecciones presidenciales en seis países, incluidos los dos gigantes de la región, Brasil y México, en ambos casos con difícil pronóstico. Sobre estos grandes temas girarán los dos días de sesiones del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés.

Brasil acoge este año el desembarco en América Latina del conocido popularmente como Foro de Davos, una oportunidad para que políticos, empresarios, líderes de opinión y representantes del mundo académico intercambien impresiones sobre los rumbos del continente en los próximos meses.

La decisión de Trump ha acelerado el interés de algunos países por buscar acuerdos comerciales alternativos. La pasada semana, se abrieron oficialmente las conversaciones del Mercosur con Canadá, al tiempo que ese organismo intenta dar un impulso que permita alcanzar el eternamente aplazado pacto comercial con la UE.

Pero Brasil es también el mejor ejemplo de que el continente americano se mueve este año entre dos aguas. Las buenas perspectivas económicas chocan con una incertidumbre política sin precedentes. Pese a la mejoría de los datos, el Gobierno de Temer acumula una enorme impopularidad y los candidatos presentados por los partidos que lo apoyan –todos en el espectro del centro-derecha- aparecen, por el momento, con muy escaso apoyo en las encuestas para las elecciones presidenciales de octubre. En todas las predicciones sigue apareciendo como gran favorito el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, aunque todo indica que su condena judicial por corrupción le impedirá llegar a la cita de octubre y hasta puede mandarle a la cárcel en las próximas semanas. Detrás de Lula, el mejor situado, con alrededor de un 20%, es el ultraderechista Jair Bolsonaro, que intenta atraerse a sectores económicos con un programa liberal.

Autoridades locales con directora del Fórum Económico Mundial para América Latina, Marissol Argueta de Barilla. EFE.

El complicado año electoral en América Latina será el tema de una de las mesas redondas. Además de Brasil, la incertidumbre sobre el resultado final es también muy grande en México, con el izquierdista Andrés Manuel López Obrador al frente de las encuestas, y en otros países como Colombia.

En las sesiones del foro no faltarán otros asuntos de la mayor actualidad, como la corrupción, tras los escándalos que en los últimos meses han golpeado a varios países, con una constructora brasileña, Odebrecht, como gran protagonista. Y fuera del ámbito estrictamente económico habrá debates sobre, por ejemplo, el acoso sexual o las fake news, con una sesión moderada por el director adjunto de EL PAÍS, David Alandete.

Aunque nada realmente positivo ha salido de estas cumbres del Foro de Davos, es más una reunión de líderes corporativos que opinan bonito del “deber ser” y luego hacen lobby para futuros negocios y no mucho más que eso.