Vacaciones de descanso y playas bonitas en Praia do Forte (Bahía, Brasil)

Praia do Forte, queda en el estado de Bahia, nordeste brasileño. Es una villa de pescadores, desarrollada actualmente para el turismo.

El transporte es variado, nosotros fuimos en avión hasta la capital del Estado, Salvador, y en el aeropuerto mismo, tomamos un taxi de Uber, que fue la opción más rentable y confortable hasta llegar al municipio de Mata de São João, donde queda Praia do Forte. El recorrido demora 1,30 horas aproximadamente desde el Aeropuerto de Salvador. Pero existen otros medios, como colectivos transfer, taxis, o transporte público que es muy barato pero tarda demasiado en pasar y en llegar a destino, por lo tanto, no compensa la pérdida de tiempo.

La villa es pequeña, con muchos comercios y restaurantes de nivel aceptable, es posible recorrerla enteramente a pie, no hace falta alquilar carros o tomar taxis.

Para ir en familia o en pareja es un buen destino en Brasil, ya que es tranquilo, alejado de las grandes ciudades y se puede andar sin miedo a ser asaltado o a tener problemas con alguno de nuestros hijos.

Existen varias playas a lo largo de la costa, algunas con piscinas naturales, otras con más olas, algunas más desiertas y otras más gente y estructura. O sea que hay para todos los gustos. Se pueden hacer deportes acuáticos, snorkel, pesca y excursiones.

También se encuentra el Projeto Tamar, donde cuidan a los animales marinos y se lo puede visitar todos los días; podrán ver manta rayas, tiburones, tortugas y otros animales.

El alojamiento es muy bueno, con varios resort de primer nivel. También existen hoteles más económicos que se encuentran dentro de la villa y a pocos metros del mar.

Los precios de la comida y de los productos que venden en los negocios de la villa son caros como cualquier punto turístico, para nosotros eso no fue un problema, porque como conocemos bien Brasil, sabíamos que pedir, donde ir y que valía la pena comprar. Pero si no conocen mucho, mejor mirar precios antes, para no llevarse una sorpresa.

Siempre pedir lista de precios, porque cuando ven que tienes cara de extranjero, suben los valores. Esa maldita costumbre sudamericana, existe también en Praia do Forte y es una pena, porque es sabido que donde se trata bien al turista, ese mismo turista vuelve o lo recomienda. Esa “viveza” sudamericana, hace que muchas veces escojamos viajar a otros Países en vez de hacernos mala sangre en nuestro continente y eso es lamentable ya que tenemos lugares maravillosos para disfrutar.

Pueden ir casi todo el año, los meses de invierno hasta septiembre no es recomendable, porque hay bastante viento y casi todos los días cae un chaparrón de lluvia. Además el mar está más picado en esos meses.

Nos hospedamos en el “Vinobar Pousada e Restaurante”.  Site del hotel: http://vinobar.com.br/

Tiene altos y bajos. El desayuno y el restaurante son muy buenos, producen todo de manera casera y bien hecho. La atención es buena, pero le falta estructura, no tiene piscina y las habitaciones son muy pequeñas. El precio es razonable para Praia do Forte, pero caro para otros centros turísticos.  La ubicación es buena, a pocos metros del centro y de las playas, aunque no da al mar.

Si volvemos a ir, creemos que vamos a elegir otro hotel, y más bien, elegir Vinobar, para ir a cenar alguna noche.

Si les gusta comer pescados y maricos, no pueden dejar de probar el vovó de camarão. El famoso acarajé de Bahia, no fue lo que esperábamos. No se pierden nada si comen otra comida.

Estuvimos 5 días y lo disfrutamos mucho, todos los días hicimos playa, snorkel, caminatas y paseos. Descansamos, practicamos deportes y conocimos personas amables. Vale la pena ir para un viaje de 4 o 5 días.

Lo recomendable también es aprovechar la cercanía con Salvador y otras ciudades de la costa, para tener un viaje más divertido culturalmente con muchas alternativas para hacer. Salvador es una ciudad importante, con mucha historia, y de una culinaria y una cultura reconocidas en el Mundo entero. Si desean conocer más la cultura Bahiana, pueden hospedarse 2 o 3 días en Salvador y completar un buen viaje al corazón del nordeste brasileño…