Azerbaijan, Turkey and Georgia launch their new Silk Road Rail line linking Europe to China.

Azerbaijan, Turkey and Georgia launch their new Silk Road Rail line linking Europe to China: (En español al finalizar el texto).

A new rail link connecting Europe to China has gone into service in Azerbaijan. Spanning more than 800 kilometers, the Baku-Tbilisi-Kars link bypasses Russia and Armenia, and is part of a global project to revive the Great Silk Road.

Leaders of Azerbaijan, Turkey and Georgia, who financed the rail line, were joined by their Kazakh and Uzbek counterparts for the inauguration ceremony in Alyat, southwest of Baku.

“There is no shorter way between Asia and Europe,” Azerbaijan’s president Ilham Aliyev told. “Our goal for the future is to agree on tariffs to make it economically attractive. In the long-term, the volume of cargo will grow, and of course this means big profits, big revenues, new jobs and cooperation.”

“The economic value and the transport of passengers will be of strategic importance, that is beyond doubt,” said Turkish president Recep Tayyip Erdogan.

The first passenger trains will start operating in 2018. Its makers say it will have the capacity to transport up to 3 million passengers a year. Azerbaijan, Georgia and Turkey are hoping it will help boost tourism to their countries.

According to Georgia’s prime minister, Giorgi Kvirikashvili, “this project links not only the economies of the countries, but also their people. More integration means more cooperation, which improves economic growth and trade. And it will boost security not only in the region but beyond.”

The first cargo trains have left Baku’s Alyat port and are heading for Turkey.

With the journey time between Europe and China down from more than a month to two weeks, the line is expected to boost trade in the region. An initial capacity of 5 million tons of freight per year is expected to more than double in coming years – in what the partners hope will provide a good return on investment.

Other countries like Kazakhstan, Pakistan, China and India have expressed interest in becoming partners of the BTK project.

 

En español:

Azerbaiyán, Turquía y Georgia lanzan su nueva ruta de la seda, que une Europa con China.

Un nuevo enlace ferroviario que conecta Europa con China entró en servicio en Azerbaiyán. Con más de 800 kilómetros, el enlace Baku-Tbilisi-Kars pasa por alto a Rusia y Armenia, y es parte de un proyecto global para revivir la Gran Ruta de la Seda.

A los líderes de Azerbaiyán, Turquía y Georgia, que financiaron la línea férrea, se les unieron sus homólogos kazajos y uzbekos para la ceremonia de inauguración en Alyat, al suroeste de Bakú.

“No hay un camino más corto entre Asia y Europa”, dijo el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev. “Nuestro objetivo para el futuro es recortar tarifas para hacerlo económicamente atractivo. A largo plazo, el volumen de carga crecerá y, por supuesto, esto significa grandes ganancias, grandes ingresos, nuevos empleos y cooperación”.

“El valor económico y el transporte de pasajeros será de importancia estratégica, eso está fuera de toda duda”, dijo el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Los primeros trenes de pasajeros comenzarán a operar en 2018. Sus fabricantes dicen que tendrá la capacidad de transportar hasta 3 millones de pasajeros al año. Azerbaiyán, Georgia y Turquía esperan que ayude a impulsar el turismo en sus países.

Según el primer ministro de Georgia, Giorgi Kvirikashvili, “este proyecto no solo vincula las economías de los países, sino también a su gente. Una mayor integración significa más cooperación, lo que mejora el crecimiento económico y el comercio. Y aumentará la seguridad no solo en la región sino más allá”.

Los primeros trenes de carga han abandonado el puerto de Alyat en Bakú y se dirigen a Turquía.

Con el tiempo de viaje entre Europa y China de más de un mes a dos semanas, se espera que la línea impulse el comercio en la región. Se espera que una capacidad inicial de 5 millones de toneladas de carga por año aumente a más del doble en los próximos años, en lo que los socios esperan que brinde un buen retorno de la inversión.

Otros países como Kazajstán, Pakistán, China y la India han expresado interés en convertirse en socios del proyecto BTK.