Plantas de interior para beneficiar nuestra salud

Tener plantas en la sala, en el dormitorio e incluso en el baño trae grandes beneficios para la salud y permite mantener un ambiente oxigenado y limpio.

La principal propiedad de las plantas de interior es su capacidad para oxigenar los ambientes, esto es muy importante ya que las personas pasan mucho tiempo al interior de sus casas u oficinas. Para quienes viven en ciudades contaminadas, esta oxigenación se traduce en una mejor capacidad respiratoria (especialmente en casos de alergias o asma). Algo vital si se considera que una mejor respiración mejora el sueño y entrega mayor energía corporal.

¿Cuánta luz necesitan? Las plantas de interior necesitan luz, no el sol de tarde directo, pero sí buena luz.

¿Cómo debe ser el riego? En invierno, una vez por semana, y en primavera y verano, con mayor frecuencia. El principal error es regarlas demasiado. Es bueno dejar que la tierra se seque y ahí regarlas.

Importante: En 1989 la NASA realizó un estudio para determinar qué plantas reducen más toxinas (formaldehído, benceno y tricloroetileno) en el ambiente. Estas son: sansevieria, clepia, filodendros y drácenas.

Ambiente limpio

Entre las plantas más purificadoras del aire se encuentra la sansevieria. Esta limpia el aire de las partículas tóxicas como el formaldehído, tricloretileno y benceno. Y otra muy buena para limpiar el ambiente es la palmera areca.

¿Cómo lo logran? Gracias al proceso de fotosíntesis, las plantas absorben el dióxido de carbono y lo liberan como oxígeno, purificando el aire que respiramos.

¿Cómo cuidarlas? La sansevieria es de las plantas más resistentes y de fácil cuidado. Aguanta lugares de poca luz y se adapta a los de mayor luminosidad. El riego es moderado, 1 vez al mes en invierno y en primavera-verano, cada 15 días.

 

En el baño

Aquí van dos recomendaciones:

Tomando en cuenta la humedad y la escasa luz que tienen la mayoría de los baños, los helechos o los filodendros (Monstera deliciosa, Philodendro paraguayo o Philodendro longuifolio, entre otros) funcionan muy bien, ya que limpian el aire y nivelan la humedad, reduciendo incluso los mohos.

La monstera oblicua y la maranta tricolor (Maranta leuconera erythroneura), también son recomendables ya que son plantas que necesitan humedad en sus hojas, y el baño, en general, es el espacio con mayor humedad de las casas.

 

Para el cuarto de los niños

Se recomienda poner plantas de menor cuidado, como las suculentas, en los dormitorios de niños. Así uno puede enseñarles a que las cuiden y que sean parte de su día a día. El saberse capaz de cuidarlas fortalece la autoestima, la responsabilidad y el contacto con la naturaleza.

Para dormir mejor

Las plantas de interior, como el lirio de la paz es muy recomendable para quienes necesitan un mejor dormir. Esto lo logra ya que purifica el aire y filtra componentes dañinos. Además, la humedad que desprenden sus flores es muy beneficiosa para un buen sueño, previniendo la sequedad de la garganta, con lo que la respiración se hace más fácil. Y, gracias a su efecto pantalla, reduce los ruidos exteriores e interiores de la casa.