Ganó Donald Trump y no nos sorprende…

El republicano Donald Trump se convirtió ayer en el presidente electo de Estados Unidos al obtener un resonante triunfo sobre la demócrata Hillary Clinton en unos comicios cuyos resultados sorprendieron a muchos que lo creían imposible.
Pero esa subestimación que tuvieron de Donald Trump, y la fuerte campaña en su contra desde los medios de comunicación, ridiculizándolo, no alcanzo para que perdiera la elección. En realidad en los últimos días de la campaña electoral, había encuestas que señalaban una paridad entre los candidatos y que ganará Trump, no nos ha sorprendido para nada.

3500
Son varios los factores que le dieron el triunfo, como que sea un empresario exitoso, sin pasado en la política y que prometa centrar su Gobierno en los Estados Unidos, recuperando los empleos perdidos en la industria; cerrando el País a extranjeros indocumentados y a productos extranjeros o al menos imponiéndoles una tasa más alta por importación. Trump prometió gastar menos en operaciones militares que funcionan alrededor del Mundo, principalmente en Asia y mencionó que el Gobierno americano a través de sus agencias de inteligencia, va a parar de intrometerse en asuntos internos de otros Países, hasta deslizó que derrocar gobiernos extranjeros no va a ser más parte de la agenda de política exterior estadounidense.

La elección presidencial deja a la comunidad internacional en alerta debido a las preocupaciones y la incertidumbre que despertaron las propuestas de Trump, centradas en un discurso anti globalización y por momentos xenófobo sobre todo con los Mexicanos. Estas palabras repudiables, como las que realizó ofendiendo a las mujeres, fueron el eje de las críticas en su contra, pero no fueron lo suficiente para derrotarlo.

“Es tiempo de que nos reconciliemos como un solo pueblo unido”, dijo, ante cientos de fervorosos seguidores en un hotel de Nueva York.
“Acabo de recibir una llamada de la secretaria (de Estado) Clinton. Nos felicitó por nuestra victoria, y yo la felicité a ella y su familia por esta campaña muy duramente peleada”, prosiguió.

“Hillary ha trabajado durante mucho tiempo y con mucho esfuerzo por un largo período de tiempo, y tenemos con ella una gran deuda de aprecio por nuestro país”, añadió.

Para sus votantes, en su mayoría blancos de clase trabajadora, su victoria es un auténtico milagro que reescribe los manuales sobre cómo se hace política en un país con millones de personas desencantadas con la dirigencia tradicional.

Para otros, en cambio, es un salto al vacío y un retroceso para un país de enorme diversidad cultural y deseoso de una mayor igualdad de género, así como una amenaza a las conquistas logradas por el presidente saliente Barack Obama, especialmente su reforma del sistema de salud.

trump-rally
Contra todos los pronósticos, Trump, de 70 años, se impuso en los decisivos estados de Florida, Ohio y Carolina del Norte, una notable demostración de fuerza en una reñida carrera por la Casa Blanca. También triunfó en estados industriales del norte y noreste de Estados Unidos, como Wisconsin, que habían acompañado al Partido Demócrata de Clinton y Obama en las elecciones presidenciales de las últimas tres décadas. El republicano ganó también en Iowa, un estado industrial del Medio Oeste que había votado por los demócratas en seis de las últimas siete elecciones presidenciales y que Obama había ganado las dos veces que se postuló. También triunfó en Pensilvania, donde un republicano no se imponía desde 1988.

Más temprano, la certeza de que una victoria de Trump era inevitable causó un desplome de los mercados en Asia y de los futuros del Dow Jones, reflejando el temor y pesimismo de los inversores ante lo que la presencia del republicano en la Casa Blanca podría implicar para la economía y el comercio global.

Es una incógnita saber si el nuevo presidente podrá llevar a cabo lo prometido en su campaña hacia la Casa Blanca, porque están en juego intereses corporativos muy poderosos que actúan a nivel internacional y que se pueden ver perjudicados por las medidas de Trump, en estos casos podrá ser frenado por los articuladores dentro del Gobierno o del Congreso Federal. Ocurre a veces que cuando un gobernante quiere realizar grandes reformas es neutralizado por grupos de poder corporativos que actúan en todos los niveles del Gobierno y en las principales ramas de la economía; por lo tanto no creemos que haya grandes cambios en Estados Unidos y menos en su relación con el Mundo.

Por otro lado, no nos parece acertado que funcionarios públicos de otros países opinen mal sobre Trump, como la canciller argentina Susana Malcorra. No es digna de ser diplomática una persona que opina mal y tiene posicionamientos personales, representando a un País. Malcorra debe ocuparse de la Argentina y respetar a todos los candidatos extranjeros por igual, ahora con qué vergüenza va a encarar alguna negociación con el Gobierno Trump?

Por último pensamos que el pueblo siempre vota correctamente y consecuentemente con su situación personal, entonces la derrota Demócrata fue justificada, errores de la candidata en su pasado como Secretaria de Estado, declaraciones e emails que no tuvo cómo explicar, fondos a la Fundación Clinton que no fueron justificados verazmente, etc. En contrapartida el candidato Republicano es un extra partidario, nunca fue político, y prometió lo que muchos americanos de clase media anhelaban, un Gobierno que les dé importancia a ellos en primer lugar.

hillary-clinton

Ojalá tenga un buen gobierno, sin conflictos bélicos ni medidas que impacten negativamente en México y América Latina, porque esto sería un retroceso en el proceso de integración y de desarrollo del continente americano. El estilo de un candidato, su personalidad o sus defectos no deben ocultar sus intenciones y acciones, por esto respetamos a todos, nos gusten personalmente o no, todo candidato como persona nos merece respeto, lo que si analizaremos son sus planes de gobierno y medidas, que es lo que nos importa en la realidad.