Lo que nadie dice sobre la crisis política en Brasil

Un capítulo más de la crisis política Brasileña, destituyeron al ahora ex Diputado y ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (PMDB-RJ). Hace pocos días el Congreso había destituido a la Presidenta Dilma Rousseff.

001

Pero que hay detrás de estos hechos? Por qué sucedieron?

Con los casos de corrupciones que la Justicia Brasileña, descubrió, llamados de mensalão, lava jato y petrolão, se vieron envueltos políticos de todos los partidos más importantes, el PT, el PMDB, el PSDB, DEM, entre otros. La población comenzó a protestar, pidiendo justicia y los medios de comunicación tomaron esa coyuntura para su favor, haciendo una campaña mediática que ayude a la destitución de la Presidenta.

En ese primer momento la base aliada del Gobierno fue perdiendo apoyo, se fueron diputados, senadores y partidos políticos enteros del Gobierno. Algunos líderes claves, fueron presos y Rousseff fue quedando cada vez más aislada frente a la oposición.

Cómo todo político astuto, se fija primero en la opinión pública que en el “deber ser”, muchos vieron que les convenía pasarse a la oposición para no caer en la trituradora mediática que presionaban para que los casos de corrupciones se lleven adelante. De esta manera fue que el Gobierno comenzó a dar lugar a políticas conservadores, neoliberales, que pedía el mercado la oposición y los Medios; y paralelamente a ceder espacios de poder frente e opositores, como un intento de salvar el Gobierno. Esta pésima estratégia, no sólo le fue quitando poder y credibilidad, sino que perdió militantes y aliados por contradecir los principios partidarios que supuestamente tenía el PT.

 

Un Golpe de estado fue?

No, porque el impeachment o juicio político es una posibilidad constitucional. Pero este recurso legal que fue pensado para casos de extrema urgencia, es una herramienta peligrosa para la democracia, ya que terminan gobernando  los caudillos políticos que están en el Congreso y no el Presidente electo.

Basta ponerse de acuerdo entre ellos, mediante poder, dádivas, o negociados, para votar la destitución de un Presidente. Sin mecanismos que establezcan claramente cuáles son los delitos por los que un Presidente debe perder su cargo, el impeachment queda a libre interpretación de quiénes lo usan. Y deciden el destino de una persona que gano una elección mediante el voto de la población, ellos mismos.

Son acusadores y jueces, ellos mismos. Obviamente esto no es un juicio justo ni verdadero, en realidad todo el proceso de defensa, y de votación en ambas cámaras, es un circo en dónde cada político vende su voto al mejor postor, entonces los corruptos mayores de la República, juzgan a la Presidenta por corrupción? No, la acusación fue por las famosas “pedaladas fiscais” en dónde el ejecutivo, toma créditos sin consultar al congreso por el cierre de un ejercicio fiscal, este recurso no está probado que sea un delito y es algo que vienen realizando todos los presidentes en las últimas décadas y por ello no fueron destituidos.

Los que se creían victoriosos, y se vestían con los colores de Brasil, llamándose los “salvadores de la patria” al destituir al Gobierno electo democráticamente, se piensan que frente a la sociedad, tienen buena reputación, pero es claro que ellos también tienen una imagen negativa alta y que son parte del sistema corrupto.

000_9o5t2-640x426

BRAZIL-IMPEACHMENT-ROUSSEFF-VOTE

 

Eduardo Cunha

Uno de los principales articuladores para sacar al PT y a Dilma del Gobierno, es integrante del PMDB, partido que era aliado del PT y de esa alianza, él obtuvo la presidencia de la cámara de diputados, acusado de recibir coimas de toda clase, también fue destituido de su cargo, un respiro para el pueblo, que vio algo de justicia en todo este escándalo político.

Cunha acusado de sobornar políticos, empresarios y de gastar en exceso con dinero que no puede justificar tus orígenes es de los peores en esta historia.

La crisis en el País lleva más de dos años, y se refleja en la economía y en la sociedad. Todo el sistema político se lo ha pasado de acusación en acusación, negociado en negociado y nada ha hecho por resolver la crisis económica.

Con la chance legal de conseguir una reducción de la condena por “delação premiada”, esto es, por denunciar a otros ladrones; todos los acusados comienzan a hablar y a implicar a otros. Que de paso, podemos afirmar que la gran mayoría de los políticos está implicado en algún caso o todos, de corrupción. Esta situación demuestra cómo funciona la corporación política, mediante negociados, robos y coimas, dándoles la espalda a la ciudadanía que los voto y les da de comer.

adeus-cunha1407-740x415

 

El Presidente Temer

Quedó en el cargo el vicepresidente de Dilma, un abogado sin carisma alguno, pocas ideias, y de carácter machista y conservador, al frente del Ejecutivo. Ninguneado por el PT durante años, Temer aprovecho la crisis para llegar a la presidente, algo imposible que sea a través del voto popular.

Con un desconocimiento de la realidad, sorprendente, él se cree un justiciero, y digno de los 54 millones de votos que consiguió con su dupla Dilma Rousseff y el PT de aliado. En realidad no es posible votar al presidente y al vicepresidente no, es un paquete en dónde la persona tiene que tragarse al vice, en este caso nunca peor elegido, ya que fue uno de los responsables de la salida de la presidenta.

Las pocas medidas que ha tomado, no han servido de nada para superar la crisis, de hecho lo único realizado fue repartir los ministerios a los aliados para cumplir los favores prometidos.

images-cms-image-000511141

 

Conclusiones

No hay víctimas políticas en esta crisis, solamente Brasil, por los miles de millones de dólares robados del estado, que podrían ser invertidos en una educación decente y en un sistema de salud digno. El PT también es corrupto, y se alió a políticos con trayectoria corrupta para llegar al poder, entonces de  traidores y ladrones, que se puede esperar? No es inimaginable que traicionen los acuerdos, no les importe lo que prometieron en la campaña y se pasen a la oposición por interés y dinero.

El impeachment es un recurso peligroso, que debería ser revisado, por que transforma en Parlamentarismo el sistema de gobierno, pudiendo los congresales cambiar de presidente cuando ellos quisieran.  Con ponerse de acuerdo las 2/3 partes del Congreso Nacional, el cambio es posible, porque excusas para llevar adelante el proceso siempre se encuentran.

El segundo mandato de Dilma no era bueno, la crisis económica se profundizaba y no se generaron políticas públicas acertadas, pero debería haber terminado su mandato dentro de dos años y su juzgamiento venir desde el voto ciudadano y no, por los otros políticos oportunistas.

La crisis política muestra que hay pocas esperanzas de tener un candidato serio y que haga lo que se debe hacer para mejorar los índices sociales Brasileños. Hasta ahora no se ve un partido ni un candidato que pueda atraer a los votantes con un proyecto de País diferente.

Las situaciones negativas, son excelentes oportunidades. Es el momento de depurar el sistema político, con jóvenes altruistas que quieren a su País y jubilar a los que están en el poder actualmente, que sólo se preocupan por sus negocios.