Los numerosos beneficios a la salud que aporta el “hummus”

Esta pasta de origen árabe genera altas dosis de serotonina, la hormona de la felicidad. Además, su riqueza proteica lo convierte en un aliado clave del desayuno.

El hummus es una mezcla de garbanzos cocidos, con jugo de limón, tahini (pasta de semillas de sésamo) y aceite de oliva. Tras su cocción, su consistencia es similar a la de un puré y se lo suele acompañar con vegetales crudos, como apio y zanahoria.

Uno de los principales ingredientes del hummus es el ajo que, además de su sabor perfecto en este plato, tiene un poderoso efecto antioxidante, es un antibiótico natural y tiene fuertes poderes germicidas.

En sus países de origen forma parte del desayuno, donde se lo acompaña con pan y galletitas. Sin dudas, puede ser un aliado para comenzar la rutina diaria, ya que otorga una gran cantidad de energía y nutrientes fundamentales.

Además, en el caso de las mujeres, contribuye a la ovulación y que queden embarazadas con mayor rapidez, “DURANTE EL EMBARAZO PREVIENE DEFORMACIONES Y AYUDA EN EL DESARROLLO DEL CEREBRO DEL BEBÉ”

Ayuda a reducir el colesterol, el alto contenido proteico y bajo en grasa, así como el contenido de fibra, de los garbanzos hace que contribuya a regular los niveles de colesterol.

Además, según una investigación israelí, promueve la serotonina, la hormona de la felicidad, por lo que sería ideal para combatir los síntomas depresivos. En ese sentido, los especialistas recomiendan ingerirlo en situaciones de estrés o falta de sueño, ya que ayuda a mantener o mejorar el buen estado de ánimo.

Otro de sus componentes es el retinol, que se caracteriza por favorecer la elasticidad de los tejidos musculares, como también por ser un nutriente esencial para prevenir enfermedades cardiovasculares, por su alto contenido de ácido graso Omega 3.

El ácido fítico y las saponinas compuestas ayudan a defender la célula del daño genético que provoca cáncer. Las comidas que contienen folatos reducen los riesgos de padecer cáncer de colon o rectal porque favorece el crecimiento de las bacterias benignas en el colon.

Por otro lado, dos cucharadas de hummus contienen sólo 50 calorías y aproximadamente 2 gramos de proteína, 3 g de grasa y 2 g de fibra.

 

hummus

¿Cómo prepararlo?

Ingredientes:

350-400 g de garbanzos

100 g de pasta de semillas de sésamo

1 o 2 dientes de ajo

jugo de ½ limón

sal

 

Preparación de hummus clásico

Para preparar esta receta de hummus, también vamos a hacer una crema de tahini casera, aunque si quieres la puedes comprar ya preparada.

Si has comprado los garbanzos crudos, tendrás que dejarlos unas 14 horas en remojo antes de poder preparar esta receta, por ello te recomendamos comprar los garbanzos que ya vienen cocidos.

Primero vamos a escurrir bien los garbanzos, y los colocaremos en un bol o en nuestra batidora. También añadiremos un los dos dientes de ajos pelados y un chorrito de aceite de oliva. Trituramos todo hasta dejar una crema uniforme.

Una vez tengamos la primera crema de garbanzos, vamos a añadir sal y pimienta a nuestro gusto y triturar otra vez hasta que tengamos una crema más uniforme.

Si has comprado tahini hecho, añade unas cucharadas ahora, por el lado contrario vamos a preparar una crema de semillas de sésamo. En un mortero añadimos unos 80 gramos de semillas de sésamo y un chorrito de aceite de oliva, y las trituramos a mano, hasta conseguir una pasta uniforme. Añadimos aceite de oliva un toque de zumo o jugo de limón para que la pasta tome una textura más cremosa.

Una vez tengamos el tahini preparado lo añadimos a nuestro hummus poco a poco y lo mezclamos a mano.

A la hora de servir el plato vamos a espolvorear unas semillas de sésamo y un toque de pimentón rojo en nuestro hummus y exprimir un poco de limón por encima, opcionalmente, también puedes añadir unas hierbas aromáticas, como perejil, romero o cilantro.