La O.N.U hará la verificación del fin del conflicto armado en Colombia

Los 15 países miembros del Consejo de Seguridad respaldaron la solicitud del Gobierno y las Farc para enviar una misión que se encargue de monitorear y verificar el cese del fuego y la dejación de armas. Con una votación unánime de los 15 países miembros que lo conforman, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) avaló la petición hecha por el Gobierno colombiano para que una misión del organismo sea el encargado de la verificación del cese del fuego bilateral y la dejación de armas, como último paso para el fin del conflicto con las Farc.

onu

“El comunicado de la semana pasada es otro paso positivo hacia la consecución de la paz y es mérito de las partes. No es frecuente que un país se remita a sí mismo al Consejo, pero este es el tipo de papel que desea y debería cumplir Naciones Unidas. Esperó que esta resolución ayude a forjar la confianza necesaria. Espero que podamos aprovechar la unidad que hemos demostrado hoy, tenemos que respaldarla para conseguir avances”, manifestó Matthew Rycroft, representante del Reino Unido en dicho Consejo.

 

El Consejo decidió que la misión estará liderada por un representante especial del secretario general y formada por “observadores internacionales desarmados”.

 

Los inspectores de la ONU formarán el componente internacional del mecanismo tripartito de monitoreo y verificación del alto el fuego pactado por las partes, en el que también participarán representantes elegidos por el Gobierno y por las Farc.

 

Tal y como acordaron las partes, se espera que los expertos procedan de países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

 

En ese sentido, la resolución señala que el Consejo de Seguridad “espera con interés las contribuciones” de los Estados miembros de la organización regional.

 

Además, solicita a Ban Ki-moon que, una vez puesta en marcha la misión, informe del cumplimiento del mandato cada 90 días y expresa “su disposición a considerar la posibilidad” de prorrogar la operación a petición conjunta del Gobierno colombiano y de las Farc.

 

En el texto, redactado por el Reino Unido y que contó con el copatrocinio de todos los miembros, el Consejo de Seguridad subraya su “pleno compromiso con el proceso de paz” y respalda las medidas acordadas por las partes.

 

El embajador británico recordó que Colombia lleva cinco décadas sin paz y destacó la “resistencia” demostrada por la población del país durante ese tiempo y la “unidad” con la que el Consejo de Seguridad respalda el proceso.

 

“Juntos podemos asegurar que la implementación de esta resolución sea rápida y efectiva para apoyar a Colombia a lograr un futuro estable y próspero para todos sus ciudadanos”, dijo Rycroft.

farc

Tal y como lo explicó la canciller María Ángela Holguín en entrevista con El Espectador, la misma mesa de negociaciones de La Habana (Cuba) entre el Gobierno y las Farc decidió crear un mecanismo tripartito para el monitoreo y la verificación del cese del fuego bilateral y definitivo y de hostilidades, así como la dejación de armas. “El objetivo es tener un componente internacional que será una misión política especial conformada por observadores. Le hemos solicitado a la ONU que escoja esa misión, que sería integrada por miembros de los países de la Celac”.

 

Con este espaldarazo de la ONU, se puede decir que el balón vuelve nuevamente al terreno de los diálogos en Cuba, pues dicha misión entrará a operar una vez se firme el acuerdo de paz y se implemente el fin del conflicto, que implica precisamente ese cese del fuego, la dejación de las armas de la guerrilla y la desmovilización.

El proceso de PAZ tantas veces interrumpido, no parece real que llegue a su fin. Hay demasiados negocios y grupos interesados en mantener el conflicto, sean estos grupos paramilitares, el Gobierno, los narcotraficantes y/o los vendedores de armas que son parte del millonario negocio del conflicto armado.

Asesinar inocentes y luchar por medios armados, es injusto y encarcelable en cualquier país, cómo así también deben ser condenados aquellos que gobiernan y en nombre del pueblo, entregan Colombia a los intereses internacionales, y en perjuicio de los colombianos.

Ojalá la justicia sea para ambos sectores y paguen quiénes tengan que pagar, sean quiénes sean estos, para llevar la paz definitiva al País y comenzar a progresar como nación independiente.