Tomarse unos minutos al día para relajarse, les aportará energía

La mayoría de las personas respira de modo superficial, como una reacción mecánica del sistema respiratorio y con intervalos cortos, con movimientos claviculares en vez de abdominales o del diafragma. Exhalar es tan importante como inhalar, permite sacar todo el aire de los pulmones; se eliminan toxinas del cuerpo para que en la próxima bocanada de aire entre mayor cantidad, y así logremos impulsar la sangre a los órganos vitales.

 

“Perder la conciencia en nuestra respiración nos llevará con el tiempo a disminuir la capacidad pulmonar, por ende nuestra energía y el ánimo (…) La falta de oxígeno en la sangre nos hace pensar más lento, provoca fatiga e impide que los órganos funcionen correctamente”, explica Ignacia Briones, instructora de yoga Ashtanga y creadora de la página de wellness Chicfitdaily.com.

 

yoga_01

Respiración guiada

Se pueden realizar pausas durante el día para respirar profundo y regalarse pequeños instantes, pero lo ideal es adquirir algunos conocimientos a través de la práctica de Pranayama (regulación de la respiración a través de técnicas y ejercicios) para obtener beneficios más concretos. En disciplinas como pilates o yoga es la respiración lo que guía el entrenamiento. “Permite que la mente se concentre en una sola cosa, se detienen sus fluctuaciones y podemos disfrutar de una práctica serena”, dice Dafne Schilling, instructora de Yoga Integral y de YBB, Yoga Booty Ballet (@ybbargentina).

 

A continuación las expertas nos entregan tres respiraciones que se pueden practicar en casa para obtener calma, mejorar la circulación y llenarse de energías:

 

  1. Ujjaji, la respiración triunfante. Es la base de la práctica de Ashtanga y siempre es nasal, es decir el aire entra y sale por la nariz. Esto permite generar calor interno y ayudar al cuerpo a eliminar toxinas. “Produce cambios de presión en los pulmones, ayuda al intercambio de oxígeno y circulación sanguínea, actuando como un segundo corazón”, explica Ignacia. Esta respiración debe ser sonora, simula el sonido del mar y eso se logra cerrando parcialmente la glotis (en la garganta) al sacar el aire del cuerpo.

 

Indicaciones:

Sentarse en el piso con las piernas en loto o cruzadas. Con la espalda recta y el ombligo hacia adentro, relajar los hombros e inclinar el mentón hacia el pecho (Jalandhara Bandha). Los brazos descansan al costado del cuerpo o las manos se ponen sobre las rodillas. “Inhala con la obstrucción parcial de la glotis y dirigiendo el aire a la zona intercostal y clavicular, luego exhala suavemente por la nariz”, indica Dafne. Realiza 5 respiraciones profundas.

 

  1. Respiración completa. Es excelente para relajarse y dormir profundamente, se trabaja más en Hatha Yoga. Con la misma postura de la respiración anterior se debe inhalar dirigiendo el aire hacia el abdomen, las costillas, pulmones y al pecho, hasta las clavículas. Suavemente se comienza a soltar el aire por la nariz, desde las clavículas hacia el pecho, las costillas y el abdomen. “La idea es que esta respiración funcione como una ola que recorre el torso suavemente buscando así la relajación absoluta”, dice la instructora de YBB.

 

  1. Surya Bedha. Esta respiración es energizante y para realizarla se llevan el dedo índice y el mayor al lugar donde empiezan las cejas y se apoyan suavemente. Con el dedo meñique se tapa la narina (la aleta de la nariz) izquierda y se inhala por la derecha. Tapar ambas fosas nasales y aguantar la respiración un segundo, soltar la narina izquierda y exhalar. Repetir siempre inhalando por la derecha, que es la que nos energiza.