La novedosa Medellín suma el tranvía como medio de transporte

Como ninguna otra ciudad en Colombia, Medellín consolida cada vez más el Sitva -Sistema de Transporte Masivo del Valle de Aburrá-, que suma más enlaces y kilometraje con la puesta en funcionamiento del tranvía de Ayacucho y sus dos cables. Este solo eje le trae, cuando empiece a funcionar a plenitud, 90 mil pasajeros más que se sumarán al promedio de 800 mil usuarios día que tiene el sistema en la actualidad.

 

El Sitva, hasta antes del tranvía, atravesaba el Valle de Aburrá de sur a norte y de norte a sur, y del centro hacia el occidente, pero no tenía enlace al oriente, un hito que se cumple a partir de hoy.

 

“El tranvía introduce tres nuevas líneas y esto significa que el Sitva queda con tres modos de transporte: el férreo, el tranvía entendido como férreo liviano; el cable y el BRT (metroplús)”, explicó Claudia Patricia Restrepo, gerente de la empresa Metro. Con el tranvía y los dos cables se llega a un total de 73,5 kilómetros de conexión. La particularidad es que todo el sistema funciona con tarifa integrada, es decir, con un solo pago una persona puede ir desde la estación Alejandro Echavarría hasta La Estrella o Niquía o a los cables de occidente o Santo Domingo, lo que por sí solo habla de una gran conectividad.

 

IMG_2430[1]_tn

 

Un sistema en que el metro es el eje rector, que avanzó a los metrocables y luego hacia el metroplús, dándoles a los usuarios diversas alternativas de movilidad.

 

Los Retos

 

Pero si el tranvía es un avance, más los serán los desarrollos futuros del sistema. Son retos que la gerente del Metro los tiene claros:

Uno: Continuar con el plan maestro del Metro, que tiene ejes como la conexión noroccidental con el corredor de Acevedo a Picacho, el corredor de la Ochenta, que cierra con la conexión Aguacatala y Palos Verdes, haciendo una especie de anillo.

Dos: Aumentar la capacidad de flota para atender la demanda.

Tres: Extender la cultura metro a cada uno de los corredores. El tranvía introduce un nuevo concepto, pues por primera vez se comparte el corredor con peatones y ciclistas.

Cuatro: La integración de las bicicletas públicas.

Quinto: Llegar al recaudo inteligente en toda la ciudad. En el sistema masivo se tiene con la tarjeta cívica, pero la idea es hacer de la tarjeta Somos-Cívica, resultado de a alianza con EPM, una tarjeta de transporte en general.

“Los sistemas de movilidad van orientados cada vez a ser inteligentes y la inteligencia radica en la economía de tiempo y dinero, tener tarifas económicas y menor número de transbordos”, subraya la gerente del Metro.

Aunque reconoce las bondades del sistema y los avances, Luis Carlos Díaz, estudioso de los temas de movilidad y transporte, señala que al sistema le ha faltado integración.

Sostiene que a las empresas de transporte público no las han integrado sino que las han querido excluir, “y esto ha traído informalidad, una informalidad transversalizada de inseguridad”, advierte.

En su opinión, “con el tranvía queda consolidado en Medellín un gran laboratorio de transporte, al contar con todas las modalidades, con el metro como espina dorsal, los cables el metroplús, las rutas alimentadoras del sistema, que son operadas por privados”, pero debe avanzarse en la inclusión de todos los agentes del transporte para lograr la plena satisfacción de los ciudadanos.