Narcotráfico: Problema de Agenda en la Política Internacional Contemporánea

El fenómeno del narcotráfico es uno de los crímenes transnacionales más sobresalientes en la política internacional de fines del siglo XX y principios del XXI.
El mismo, posee una doble característica: Por un lado, y en consonancia con lo que se mencionó anteriormente, es un fenómeno global, no regional ni hemisférico. El fenómeno se encuentra, hoy en día, presente en las agendas de política interna y externa de la mayoría de los países del mundo. La oferta latinoamericana (con Bolivia, Perú, Colombia, Paraguay y México como principales productores de cocaína y cannabis) responde a la demanda mundial de estos productos, siendo Europa, Estados Unidos y A. Latina los principales destinos de las exportaciones de drogas.
Por otro lado, es una problemática multidimensional. Es decir, la misma puede ser abordada desde una multiplicad de aspectos (sociales, políticos, económicos, jurídicos, etc.). Y así como sus causas profundas e inmediatas y consecuencias de corto/mediano/largo plazo deben ser analizadas multi-focalmente, las medidas a ser adoptadas para prevenirlo también deberían concebirse muti-focalmente.

narcos

En este articulo, nos proponemos realizar brevemente una aproximación a los factores de reproducción y prevalencia del narcotráfico en la política internacional contemporánea. Cabe destacar que estos factores dependen de las particularidades históricas, políticas, sociales, económicas e institucionales de cada país que debe lidiar con la problemática. Sin embargo, lo que aquí intentaremos, es buscar algunos elementos de reproducción y prevalencia comunes a todos los países que se encuentran actualmente atravesados por el fenómeno.
De esta manera, consideramos que los factores de reproducción y prevalencia del narcotráfico podemos clasificarlos en tres dimensiones:

1) Factores económicos y de consumo.
2) Factores político-institucionales.
3) Factores Sociales.

1) Factores económicos y de consumo
Dentro de los factores económicos y de consumo, destacamos cuatro cuestiones:
1. a. Crecimiento de la demanda de drogas a nivel mundial. Los aumentos en la producción y oferta de drogas a nivel global responden a aumentos en la demanda de la misma. Si no hubiese consumidores, no existirá el tráfico de drogas.
Como se mencionó anteriormente, Europa, Estados Unidos y A. Latina (Brasil resulta ser, hoy en día, uno de los mayores consumidores de cocaína a nivel mundial) son los principales destinos de las exportaciones de cocaína, cannabis y drogas sintéticas elaboradas en los países latinoamericanos productores (Perú, Bolivia, Colombia y Paraguay) y México.
Los aumentos en la oferta y demanda de drogas llevan a la necesidad de un mayor despliegue logístico y, en última instancia, a una expansión y crecimiento del negocio al estilo de una “mancha de aceite”.
1. b. Acceso al mercado de armamentos. Las organizaciones criminales poseen fácil acceso a la compra de armas que son puestas al servicio del narcotráfico. El acceso a las armas de fuego es un elemento más que permite la expansión y crecimiento de este negocio millonario.
Asimismo, es en este punto en donde se ve reflejada cierta complicidad entre el poder político y el crimen organizado. En lo que hace a México en particular, de acuerdo a Mayolo Medina Linares, ex secretario de seguridad pública mexicano, este país posee tres millones de kilómetros de frontera con Estados Unidos. A lo largo de la misma, se sitúan 15.000 armerías norteamericanas. Asimismo, en los últimos años se ha comprobado que del 100% de las armas ilegales secuestradas en el combate contra el narcotráfico en México, el 90 % de las mismas provienen de los Estados Unidos.
De esta manera, se observa que a lo largo del tiempo, ha habido una tendencia norteamericana reiterada y permanente a militarizar el combate contra las drogas.
1. c. Desregulación económica y el lavado de dinero. Como se verá más adelante, aquello que permite que funcione el negocio del narcotráfico es la corrupción. Consideramos que el dinero es el principal instrumento a partir del cual se crean espacios para la corrupción. De esta manera, si se ataca el dinero, se ataca la industria del narcotráfico y este último muere.
1. d. Apertura de fronteras. En gran parte producto de un proceso de globalización internacional, en las últimas décadas, las fronteras latinoamericanas y europeas se han visto tensionadas/afectadas por el incremento de personas y bienes que se movilizan a través de las mismas. Producto de este proceso paulatino de apertura fronteriza, el crimen también se ha transnacionalizado.
2) Factores Políticos-Institucionales

Los factores político-institucionales hacen referencia a una relación simbiótica entre el poder político y la delincuencia organizada. Entre estos factores, destacamos:
2. a. Penetración de las organizaciones criminales en las dependencias de seguridad pública. Estrechamente vinculado a la cuestión de la corrupción anteriormente mencionada, esto resulta posible gracias al dinero destinado a corromper el poder político que, a cargo de la seguridad pública, es quien termina por encubrir el operar de la delincuencia organizada.
2. b. Fragmentación de los órganos de inteligencia y contra-inteligencia, así como también los de la policía. Con esto queremos decir que ciertos sectores de estos servicios dejan de responder a los intereses nacionales y pasan a operar al servicio del crimen organizado. Nuevamente, la compra de funcionarios públicos a partir del uso del dinero negro vuelve a ser el principal medio para lograr esta fragmentación y permitirle al negocio avanzar rápidamente y con mayor facilidad.
2. c. Por último, el debilitamiento/fragilizaciòn en los sistemas de seguridad pública e impartición de justicia a lo largo del tiempo, lo cual conlleva a la impunidad. Tal debilitamiento no sólo impide impartir castigos eficaces a los delincuentes, sino que también la prevención del crimen y la violencia. Es en este punto en donde podemos observar que el sistema judicial también forma parte de la problemática del narcotráfico en lo que hace a su reproducción y prevalencia. En otras palabras, la fortaleza del narcotráfico se sustenta, en gran parte, en base al debilitamiento de la justicia y seguridad pública. Nuevamente, la palabra “corrupción” vuelve a nuestra mente.
3) Factores Sociales
Con respecto a los factores sociales, destacamos dos cuestiones: la primera, novedosa. La segunda, más estructural.
3. a. La Narco-cultura. Este, resulta ser un fenómeno novedoso. La creación de una “nueva cultura” del narcotráfico, en donde el mismo se naturaliza en la sociedad y se torna un “estilo de vida”.
El narco utiliza la publicidad como medio de comunicación. Mediante los medios masivos, los narcotraficantes han logrado ser tomados como iconos/ejemplos a los cuales muchas personas, especialmente los adolescentes, aspiran a convertirse. De esta manera, poco a poco se va dando lugar a un nuevo sistema de creencias, valores, ideologías, que hacen del narcotráfico una profesión más, en la cual el monto de dinero obtenido es gigantesco y las probabilidades de ser condenado son muy bajas porque, como se vio en los factores anteriores, el mismo sistema permite que esto así sea.

3. b. Inequidades de desarrollo humano y riqueza. Como señalan los estudios de la CEPAL, América Latina resulta ser la región del mundo con la peor distribución del ingreso y la mayor concentración de la riqueza. Esto último, inevitablemente, es un elemento propio de la estructura latinoamericana que alimenta la criminalidad en la región. La desigualdad genera cierta sensación de injusticia sobre las personas que se encuentran en una situación más desfavorable, la cual las lleva a buscar algún tipo de compensación por otros medios, incluyendo actividades criminales. Cabe destacar que, con esto último, no queremos de ninguna manera establecer que el narcotráfico es un fenómeno que atañe únicamente a aquellos sectores de la sociedad civil económica y socialmente más vulnerables ( de hecho, los “peces gordos” detrás del negocio son personas formadas académicamente, profesionales universitarios de familias con buen pasar económico), pero sí que la pésima distribución del ingreso que caracteriza a la región latinoamericana contribuye a la reproducción y prevalencia del fenómeno.
Sin embargo, la inequidad a la que hacemos referencia no es sólo aquella relacionada a la distribución de la riqueza, sino también, por ejemplo, la del acceso al mercado laboral. Las dificultades de acceso al mismo llevan a una enorme cantidad de personas desocupadas a optar por el tráfico de drogas, negocio que les retribuye enormes sumas de dinero y en donde las posibilidades de ser arrestado son muy bajas.

 

Por Bernardo J. Dall`Ongaro
Lic. Relaciones Internacionales ( USAL, Argentina)
bernardo