Alberto Santos Dumont, considerado el padre de la aviación

Santos Dumont fue el primer hombre en despegar a bordo de un avión, impulsado por un motor aeronáutico; algunos países consideran a los hermanos Wright como los primeros en realizar esta hazaña, debido al despegue que ellos manifestaron haber realizado el 17 de diciembre de 1903. Sin embargo, Santos Dumont fue el primero en cumplir un circuito preestablecido, bajo la supervisión oficial de especialistas en la materia, periodistas y ciudadanos parisinos. El 23 de octubre de 1906, voló cerca de 60 metros a una altura de 2 a 3 metros del suelo con su 14-bis, en el campo de Bagatelle en París. En menos de un mes, repitió la hazaña delante de una multitud de testigos, recorriendo 220 metros a una altura de 6 metros. El vuelo del 14-bis fue el primero verificado por el Aeroclub de Francia, de un aparato más pesado que el aire en Europa y posiblemente la primera demostración pública de un vehículo levantando vuelo por sus propios medios, sin ser impulsado. El 14-bis tuvo un despegue auto-impulsado, razón por la cual, Santos Dumont es considerado por parte de la comunidad científica y aeronáutica (principalmente en su país de origen, Brasil) como el “Padre de la aviación”.

800px-Alberto_Santos-Dumont_portrait

Heredero de una familia de prósperos caficultores, se pudo dedicar al estudio de la ciencia y la mecánica en París. Al contrario de otros pioneros de la aviación de la época, dejaba sus descubrimientos en el dominio público y sin registrar patentes.

La casa donde nació Santos Dumont está situada en el municipio de Palmira (hoy llamado Santos Dumont en honor a él), a 240 km de Belo Horizonte y 220 km de Río de Janeiro. El sitio fue transformado en el Museo de Cabangu. También existe un pequeño museo acerca de su vida y hazañas en la ciudad de Petrópolis, en donde Dumont tenía una casa.
Ya establecido en Francia, se dedicó a los globos, interesado en desarrollar mucho más el invento, que en esa época no poseía mucha facilidad de manejo. Sin embargo, los vuelos eran muy costosos, cosa que lo hizo desistir por un tiempo de volar y más bien dedicarse a los automóviles, participando incluso en algunas carreras. Poco tiempo después retomó sus estudios sobre los globos y la manera de maniobrarlos. Estudió con el Profesor García, humanista de origen español con un vasto conocimiento en física, mecánica y electricidad. También estudió en la Universidad de Bristol (Inglaterra) como alumno asistente y después regresó a París. En 1897, construyó un motor de explosión de dos cilindros, el cual adaptó a un triciclo.

En uno de sus viajes de regreso a Brasil, encontró entre algunos libros sobre globos, uno que hablaba sobre un señor de apellido Lachambre, constructor de globos, que junto a Machuron, habían construido un aparato (con el que realizaron una expedición al Polo Norte). Tiempo después conoció a Machuron, y el 23 de marzo de 1898 Santos Dumont realizó su primera ascensión junto a él en un globo de 750 m3, saliendo del Parque de Vaugirard en París y volando durante dos horas hasta el parque del Castillo de La Ferrière, recorriendo aproximadamente 100 km. Después de este primer viaje, Santos Dumont compró un globo a la tradicional casa constructora “Lachambre”. Asistió a todas las etapas de la construcción, para aprender las técnicas y también añadir innovaciones. Santos Dumont hizo énfasis en que su globo fuese construido con seda japonesa para reducir su peso. Tenía un cesto para una sola persona y era de dimensiones reducidas (103 m3); por esa época, se decía que Santos Dumont había construido un globo que podía llevar en su maleta.

Dirigible número 1.
El 4 de julio de 1898 ascendió al cielo el “balão Brasil”, que sorprendió a los parisinos por su pequeño tamaño. Santos Dumont comenzó a pensar en el problema de la maniobrabilidad y propulsión de los globos. Proyectó entonces su Número 1, de forma alargada como un tabaco, inflado con hidrógeno e impulsado por un motor a gasolina. Diseñó este propotipo de manera que las aspas de la hélice del motor y el tubo de escape no fueran a entrar en contacto con el hidrógeno y produjeran una explosión. En el primer intento de despegue, se estrelló contra unos árboles, debido a la sugerencia de algunas personas de realizar el despegue a favor del viento. Por tal razón, fue que el 20 de septiembre de 1898 realizó el primer vuelo de un globo autopropulsado; partió del Jardin d’Acclimatation, voló sobre París en contra y a favor del viento. Tuvo un pequeño accidente al descender, sin mayores consecuencias. En 1899, realizó vuelos con los dirigibles Número 2 y Número 3.

Con el éxito de los vuelos de Santos Dumont, el magnate petrolero Henry Deutsch de la Meurthe, ofreció un premio de cien mil francos a quien partiese del parque Saint Cloud y sin ningún tipo de auxilio en tierra, rodease la torre Eiffel y regresara al mismo punto inicial en no más de 30 minutos. A este reto se le denominó Premio Deutsch.

Santos Dumont realizó sus primeras pruebas con el dirigible Número 4 (septiembre de 1900) e intentó ganar el premio a bordo del Número 5. En el primer intento, el 13 de julio de 1901, despegó, rodeó la torre, pero una falla del motor del globo hizo que perdiera el control, chocando contra los árboles del parque Edmond de Rothschild. El 8 de agosto lo intentó de nuevo. En este segundo intento, contó con la presencia de la Comisión Científica del Aeroclub de Francia, rodeó la torre Eiffel y continuó su camino de vuelta al parque Saint-Cloud, como exigía el desafío. El dirigible comenzó a perder hidrógeno y las cuerdas de suspensión comenzaron a ser cortadas por la hélice, cosa que obligó a Santos Dumont a detener el motor. El globo cayó y chocó contra el tejado del hotel Trocadero, causando una gran explosión. Santos Dumont se salvó porque se amarró a la quilla del dirigible, quedando suspendido en el aire, colgado del edificio del hotel; fue rescatado por los bomberos de París.

El 19 de octubre de 1901 convocó a los jurados del Aeroclub de Francia pero, debido al mal tiempo, sólo llegaron 25, entre ellos el que ofreció el premio, Henry Deutsch de la Meurthe. En 29 minutos y 30 segundos, el Número 6 realizó la prueba y cruzó la línea de llegada. Sin embargo, hubo una polémica: la prueba había sido alterada y el nuevo reglamento decía que el desembarque también debía haber sido realizado dentro de los 30 minutos que exigía la prueba. Santos Dumont había desembarcado de su dirigible en 30 minutos y 29 segundos. La polémica continuó, hasta que el 4 de noviembre, el Aeroclub de Francia decidió declararlo como el vencedor. El premio de 129 000 francos que recibió, lo distribuyó entre su equipo y los empleados que tenía en París. El presidente de Brasil, Campos Salles envió otro premio del mismo valor, junto a una medalla de oro con su efigie y una alusión al escritor y poeta portugués Camões: Por céus nunca dantes navegados (Por cielos nunca antes navegados).

En 1902, Alberto I de Mónaco le hizo una generosa invitación para que continuara realizando sus investigaciones sobre el vuelo y los globos en su Principado. Le ofreció un hangar en la playa de “La Condamine” y todo lo que fuese necesario para su comodidad y seguridad. Entre 1902 y 1903 fabricó otros dirigibles; el Número 7 para realizar carreras, después el Número 9, obviando la construcción del Número 8 por superstición contra el número y el mes de agosto. El dirigible Número 9 se hizo popular en París por ser bastante pequeño en relación con otros dirigibles y por la buena cantidad de demostraciones que Santos Dumont realizó en él; se dice que lo usaba para ir de visita a la casa de sus amigos y descendía en las calles con él para luego entrar a tomar algo en los cafés de París.

El 14 de julio de 1903, participó en la conmemoración de la Toma de la Bastilla desfilando con su dirigible. En esa celebración, Santos Dumont permitió conducir por primera vez a otra persona: la cubana Aída de Acosta. En junio de 1904, fue a los Estados Unidos para participar en la carrera de dirigibles de Saint Louis; desafortunadamente, sufrió la mano criminal de saboteadores, que dejaron inservible al dirigible Número 7.

 

Más pesado que el aire
Santos Dumont continuó construyendo dirigibles: el Número 10, con capacidad para doce pasajeros. El Número 11 fue un bimotor que además tenía alas. El Número 12 era semejante a un helicóptero. En 1906, realizó experiencias con el Número 13 y en ese mismo año construyó el Número 14 que utilizó para realizar los primeros intentos de vuelo con su primer avión el 14-bis que inicialmente despegaba acoplado a este dirigible.

En ese año fue instituida la Copa Archdeacon por Ernest Archdeacon, para un vuelo mínimo de 25 metros con un aparato más pesado que el aire y autopropulsado. También fue instituido el Premio Aeroclub de Francia de 1500 francos para un vuelo de 100 metros con un aparato de iguales características a las del premio Archdeacon. En el mes de abril de 1902, viajó a los Estados Unidos, donde visitó los laboratorios de Thomas Alva Edison, en Nueva York y fue recibido en la Casa Blanca de Washington por el entonces presidente de la nación norteamericana Theodore Roosevelt.

El vuelo del 12 de noviembre de 1906 en el 14-bis.
El 23 de octubre de 1906, hizo un vuelo de 60 metros en el campo de Bagatelle, conquistando la Copa Archdeacon, siendo considerada la primera vez que una aeronave carreteó y despegó sin ningún tipo de ayuda y utilizando solamente sus propias fuerzas. El 12 de noviembre de 1906, se reunió con Gabriel Voisin y Louis Blériot, quienes habían construido una aeronave para competir. Santos Dumont les dio tiempo para que pudiesen despegar, pero no lo lograron; él en su primer intento a las diez de la mañana tampoco lo logró, pero en su cuarto intento realizó un vuelo de 220 metros estableciendo el primer récord de distancia, ganando el premio Aeroclub de Francia. También construyó una aeronave Número 15 con alas de madera, una Número 16 que era mezcla de dirigible y avión y las Número 17 y Número 18 que eran deslizadores acuáticos. Descontento con los resultados de estos últimos propotipos, hizo una nueva serie de aparatos de menor tamaño y más perfeccionados, llamados Demoiselles, que iban del número 19 al 22.

800px-Santos_-_Nov12_1906

 

Después del 14-Bis
El éxito de los vuelos de Santos Dumont y el hecho de que jamás patentó sus inventos con la intención de motivar las innovaciones aeronáuticas, incentivó a los ingenieros e inventores a desarrollar nuevos proyectos. Voisin fabricó junto a Léon Delagrange un biplano que voló en Bagatelle en los meses de marzo y abril de 1907. Bleriot también realizaba pequeños vuelos con sus modelos. El 2 de noviembre de 1907, Henri Farman superó el record del 14-bis al volar 771 metros en 52 segundos a bordo de un avión construido por Voisin. En septiembre, Santos Dumont, llevó a cabo experiencias en el río Sena, con el Número 18 que era un deslizador acuático. En 1909, se llevaron a cabo dos grandes eventos: la Semana de Champagne en la ciudad francesa de Reims, el cual fue el primer encuentro aeronáutico del mundo, donde se disputaron varias pruebas con premios que sumaron los doscientos mil francos y el Desafío de atravesar el Canal de la Mancha, lanzado a todos los aviadores. En enero de ese año, Santos Dumont obtuvo la primera licencia de aviador, autorizada por el Aeroclub de Francia.
El 25 de julio de 1909, Bleriot atravesó el Canal de la Mancha, convirtiéndose en un héroe nacional para los franceses. Guillermo II, emperador de Alemania, dijo entonces una frase que apareció impresa en varios periódicos: Inglaterra ya no es una isla. Santos Dumont, en una carta, felicitó a Bleriot, su amigo, con las siguientes palabras: Esta transformación de la geografía es una victoria de la navegación aérea sobre la navegación marítima. Un día, tal vez, gracias a usted, el avión atravesará el Atlántico. Bleriot entonces le respondió: Yo no hice más que seguirlo e imitarlo. Su nombre es para los aviadores una bandera. Usted es nuestro líder.

Santos Dumont comenzó a sufrir de esclerosis múltiple. Envejeció en apariencia y se sintió cansado para continuar compitiendo con nuevos inventores en las diversas pruebas. Terminó las actividades de su oficina en 1910 y se aisló de la vida social parisina. En reconocimiento a sus conquistas, el Aeroclub de Francia lo homenajeó con la construcción de dos monumentos: el primero, en 1910, erguido en el campo de Bagatelle, donde realizó su histórico vuelo del 14-bis y el segundo, en 1912, en Saint-Cloud, en conmemoración del vuelo del dirigible Número 6, ocurrido en 1901. El 18 de septiembre de 1909, realizó su último vuelo en uno de sus aparatos, volando sobre una multitud, sin colocar las manos en los comandos de la aeronave; llevaba dos pañuelos, uno en cada mano, los cuales soltó cuando pasó sobre la multitud.

En junio de 1930 fue condecorado por el Aeroclub de Francia con el título de gran oficial de la Legión de Honor de Francia. En junio de 1931 fue electo miembro de la Academia Brasilera de Letras. También en 1931 estuvo internado en casas de salud en Biarritz y en Orthez, en el sur de Francia. Antonio Prado Júnior, ex alcalde de Río de Janeiro (en esa época capital de Brasil), había sido exiliado por la revolución de 1930 y huyó a Francia donde encontró a Santos Dumont en delicado estado de salud, lo que lo llevó a entrar en contacto con la familia y pedirle a su sobrino Jorge Dumont Villares que lo fuera a buscar a Francia. De vuelta a Brasil, pasaron por Araxá, en Minas Gerais, Río de Janeiro, São Paulo y finalmente se instalaron en el hotel la Plage en Guarujá, en 1932.

En 1932 ocurrió la revolución constitucionalista, en la que el estado de São Paulo se levantó contra el gobierno revolucionario de Getúlio Vargas. Eso le incomodaba mucho a Santos Dumont, que realizó llamados para que no hubiera una guerra entre brasileños. Pero el conflicto era irrefrenable y los aviones atacaron el Campo de Marte, en São Paulo el 23 de julio de ese año. Posiblemente, sobrevolaron Minas, Goiás y la visión de los aviones en combate pudo haber causado una profunda angustia en Santos Dumont, que ese día, aprovechando la ausencia de su sobrino, quiso dar fin a su propia vida, aunque aún hay dudas sobre la causa de su muerte. Tenía 59 años. No dejó descendencia.