El ajo crudo, los enormes benefícios que nos brinda consumirlo

Ajo5

Las maravillas del ajo crudo:
El ajo crudo tiene propiedades antisépticas, fungicidas, bactericidas y depurativas, debido a que contiene un compuesto llamado alicina, que actúa contra numerosos virus y bacterias, además de su poder antioxidante. Entre los principales beneficios del ajo para la salud se encuentran:
-Para sanar
La forma en que se prepara y se ingiere el ajo es importante para obtener sus beneficios. La mejor forma de aprovechar todas sus propiedades medicinales es consumirlo en forma cruda ya que cocido pierde más del 90% de su efectividad. Puedes comerlo entero, picado muy finamente o machacado.
-Medicamento milenario
El ajo era usado como un medicamento natural mucho antes de ser usado como condimento. En El Codex Ebres, papiro egipcio, que data del 1550 A.C, contiene 22 menciones sobre su poder curativo en cardiopatías, parásitos intestinales, tumores, etc. Hipócrates, un gran médico de la antigüedad, recomendaba utilizar el ajo por sus cualidades medicinales. En muchas civilizaciones antiguas el ajo se consumía para dar energía y proveer protección de todo tipo de males.
-Antibiótico natural
En 1858 Louis Pasteur mostró que el ajo era un antibiótico natural, ya que detenía el crecimiento de bacterias que eran preparadas en un cultivo de laboratorio; durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la escasez de antibióticos, el ejército ruso lo utilizó masivamente. Una investigación realizada por la Wright State University halló que el ajo es uno por ciento tan potente como un antibiótico de penicilina.
-Controla el colesterol
Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford, en California señala que la alicina que contiene el ajo reduce los niveles de colesterol total y triglicéridos altos. La alicina es un compuesto azufrado que se encuentra en el ajo que solo aparece cuando el ajo es machacado o cortado.
– Mejora la circulación
Al ayudar a disminuir el colesterol y prevenir que este se adhiera a las paredes arteriales, se disminuyen también las obstrucciones arteriales o arteriosclerosis que es la causa de la mayoría de infartos al corazón y derrames cerebrales. El principal efecto positivo del ajo proviene de la vitamina B, misma que reduce los niveles de homocisteína, una sustancia que puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos y del selenio que ayuda a combatir las enfermedades del corazón.
– Aliando contra la hipertensión
Un ensayo clínico de la Universidad de Adelaida, Australia analizó los efectos del ajo sobre el sistema circulatorio para controlar la presión sanguínea y encontró que los participantes con presión arterial alta, que ingirieron un solo diente de ajo al día tenían una reducción significativa en la presión arterial sistólica y diastólica. El estudio encontró que la aliina, alinasa, y la alicina, son especialmente eficaces para mejorar la circulación de la sangre.
-Anticancerígeno
Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill halló que las personas que consumen ajo crudo tienen la mitad de riesgo de cáncer de estómago y dos tercios el riesgo de cáncer colorrectal. El ajo bloquea la formación de potentes anticancerosos, denominados nitrosamina, que pueden producirse durante la digestión de determinados alimentos.
-Favorece la digestión
Según un estudio de la Universidad de Pennsylvania en Estados Unidos, comer de 1/3 a 1/2 diente de ajo a la semana cuida los intestinos y puede reducir en un 50 % el riesgo de cáncer de colon.Tomar ajo favorece la secreción de jugos estomacales, su acción antiséptica y antibiótica combaten numerosas enfermedades del aparato digestivo.
-Efecto descongestionante
El ajo es uno de los remedios caseros más populares usados en casos de resfriados. Se le atribuye un efecto descongestionante en el tratamiento de las afecciones en las vías respiratorias, resolviendo las congestiones, promoviendo la desinfección, desinflamando los bronquios y como expectorante.
-Estimulante de las defensas
Un estudio del Instituto Tecnológico Agroalimentario y consideraciones emitidas por nutricionistas de la Agencia de Noticias de Información Alternativa (ANIA) de España asegura que el ajo reúne muchas propiedades antivirales y bactericidas que contribuye al refuerzo del sistema inmunológico y elevar las defensas.
-Para una piel bella
Además de todos los usos anteriores, el ajo tiene una eficaz propiedad curativa y embellecedora sobre la piel. Su poder antioxidante ayuda a la piel y tejidos a regenerarse y mantenerse jóvenes. Las mascarillas de ajo suavizan la piel y la fortalecen, además de ayudar a la regeneración celular, entre los remedios caseros es muy popular para combatir el acné.

 

Recomendaciones para comer el ajo crudo:

El ajo crudo cuenta con un sabor algo picante y un poco fuerte que puede resultar muy molesto para algunos. Pero además, dependiendo de cómo se consuma, suele dejar un aliento fuerte.

Son varias las alternativas por las que puedes optar para controlar estos factores. La primera de ellas es tomar un diente de ajo, pelarlo, picarlo por la mitad, y tomarlo con agua como si fuera una pastilla, sin masticar. De este modo te ahorras el sabor y el aliento que suele quedar cuando lo masticas.

Otra excelente alternativa para comer ajo crudo a diario y aprovechar sus propiedades, es consumiendo aquellas platos en los que se usa este ingrediente sin cocinar. Un buen ejemplo es el gazpacho casero, la salsa allioli, la salsa pesto o la deliciosa e intensa salsa de ajo. Todas excelentes opciones para ingerir tu dosis de ajo crudo al día.

tallarines-al-pesto

También puedes añadir el ajo crudo a tus ensaladas. Lamina un diete de ajo muy delgado, o pícalo en cubitos pequeños, y añádelo a una ensalada de atún o a una capresa, aprovechando que los lácteos reducen la intensidad de su sabor picante.

Si no tienes tiempo para recetas y quieres ir directo a comerte tu ajo crudo, puedes picarlo en cubos pequeños o láminas delgadas e ingerirlo directamente con un poco de perejil, que gracias a su contenido de clorofila ayudará a disminuir su intenso sabor.

Puedes consumir tu ajo crudo y, para evitar el mal aliento, tomar después un vaso de leche o un yogur, pues los lácteos disminuyen notablemente el aliento a ajo. No olvides que después de comer tu ajo crudo deberás lavar muy bien tus dientes usando el hilo dental, el cepillo y enjuague bucal.

Y si simplemente no puedes, de ninguna de estas formas, comer ajo crudo, te recomendamos que acudas a una tienda de productos naturales y adquieras cápsulas de ajo, que conservan sus propiedades sin contar con el fuerte olor y sabor.