Restaurante Maido de lo mejor en comida japonesa (Lima, Perú)

412747_397075120313310_902462140_o

“En Japón hay muchas formas de decir “bienvenidos”, pero ninguna tiene tanto significado como “Maido”. Esta frase no solo le da el nombre al restaurante; sino que también resume el sentimiento de hacer que cada cliente se sienta en casa.”

El nacimiento de Maido es fruto de la pasión de Micha por la comida Nikkei. Es un amor ferviente e irremplazable, siendo el Perú siempre su fuente de inspiración. Los paisajes, los insumos y el ingenio del peruano son los ingredientes que juegan en su mente y en la inspiración de su trabajo.

470623_397075956979893_489752744_o

Aquí el cocinero no es el protagonista, sino los ingredientes de primera calidad que le prometen al artista la creación de una obra única. Se busca que los clientes vivan una genuina experiencia Nikkei. Esta maravillosa cocina es el reflejo de la influencia japonesa en la gastronomía peruana. Los ingredientes de ambas culturas se complementan como si hubiesen nacido para estar juntos. Es una cocina honesta con texturas y sabores únicos.

467324_397076346979854_1284267289_o

383200_464690030218485_629378045_n

 

Experiencia Nikkei – La Tercera Realidad

La vida es movimiento. Nada es estático ni absoluto. Nadie lo es. Estamos en flujo constante, como lo están la Tierra, las mareas, las bacterias, la luz, la sangre de nuestros cuerpos, el color y la semilla. Las cocinas, como los árboles genealógicos, se ven constantemente redefinidas, enriquecidas sus identidades en una intensa interculturalidad que es la base de la historia de toda civilización, desde que los hombres intercambiaron los primeros sonidos, productos, ideas, costumbres. Cocina fusión no es sino cocina, así­ de elocuente es la palabra que encierra el acto. En el fogón se conjuran las sangres. En el fogón cantan los pueblos. En el fogón se funden las historias individuales y colectivas. En el fogón se gesta la vida, se cohesionan los elementos. En el fogón se promueve el diálogo, se confrontan los elementos, se atraen los opuestos. Así­ nació la cocina Nikkei, de una compleja historia conocida como Períº y de otra de igual proporción, lejana y ajena, llamada Japón que se juntaron para vivir armoniosamente y crear una tercera realidad: La Cocina Nikkei

1618264_735522466468572_3966060415025542479_o

10571959_847456548608496_1054800806469945443_o

 542058_397090973645058_1153331409_n

1240578_624791587541661_1472863370_n

1185667_609515305735956_1697916963_n

1116000_825050660849085_3327318033696694909_o

1529849_850781204942697_5413276958297291519_o

1378178_634007346620085_169340398_n

10247494_728519963835489_1898153485868754467_n

Mitsuharu Tsumura

Él es nikkei, limeño y peruano, y desde que recuerda, la cocina ha sido siempre parte de su vida. Su abuela Angélica fue una excelente cocinera y no tuvo la fortuna de conocerla, pero al parecer heredó de ella su pasión por la buena mesa, la creación de platos sabrosos y el placer que se siente al cocinar para mucha gente.

Cuando llegó la hora de graduarse y no tenía claro qué camino tomar, su padre le hizo notar que su afición por la cocina podía ser más que eso, podía ser su profesión. Así que hizo su elección, aprobó los exámenes, ingresó y partió rumbo a la Johnson & Wales University, en Providence, Rhode Island, donde aprendió artes culinarias junto con el expertise necesario para administrar un negocio.

1065051_593503607337126_1630157215_o

Un nikkei en Japón

De regreso a Lima, ingenuo y sin experiencia, él estaba decidido a abrir su propio restaurante de carnes y sushi, hasta que su padre con una sencilla pregunta le puso los pies sobre la tierra: “¿Cómo vas a preparar sushi, si no has estado en Japón?”. De modo que volvió a preparar sus maletas para viajar rumbo a un mundo de costumbres completamente diferentes.

Japón, más que un choque cultural, fue un choque laboral. Si bien hablaba el idioma y sus abuelos vivían allá, sus diplomas y menciones no le sirvieron de nada, porque, sencillamente, el trabajo era muy estricto.

Con 21 años, gracias a un amigo de su abuelo, conoció al Señor Hirai, dueño de un restaurante muy reconocido, a quien poco le interesaron sus papeles, pues solo le bastó verlo filetear un pescado y hacer una tortilla de huevos para decirle: “Ya vi lo que quiero ver, no te voy a pagar nada, puedes almorzar y cenar aquí. Ven y aprende”. ¡Y cada noche en el Seto Sushi fue toda una experiencia!

Afilando el cuchillo, afinando el talento

Recuerden esto, en Japón todo tiene un motivo. Durante cuatro meses, lavó ollas sin agarrar un cuchillo, y solo observaba el trabajo de los demás. Parecía tedioso, pero esta es una filosofía de trabajo única y no puedes saltarte un paso para llegar a otro; además, cuidaban tanto el insumo que no lo dejaban tocar nada, entonces, para aprender a hacer sushi empezó practicando con arroz y pepinillos una y mil veces hasta lograrlo.

Luego de aprender a lavar bien las ollas, aprendió el arte de afilar cuchillos para cortar y filetear el pescado, y en el momento que lo logró fue todo un honor afilar el cuchillo de cada cocinero del restaurante.

A esto le siguieron recibir y limpiar los mariscos, verificar que todo estuviera fresco, filetear pescado, armar las tablas, las estaciones, aprender a cocer arroz, cocinar para el personal y, por último, atender la barra, primero preparando platos calientes y al fin sushi.

En este proceso, dos años transcurrieron desde que llegó al Japón, si hubiera regresado antes, no hubiese aprendido nada y se hubiera perdido esta intensa experiencia de aprendizaje.

Todavía hoy conserva varios cuadernos repletos de notas, así como fotografías que captan los detalles de cada técnica, porque con tanto que aprender, uno no quiere olvidar.

1380347_641266715894148_687787955_n

Con el Perú en el corazón

Se quedó en la isla trabajando ochos meses más, cuando recibió una llamada del Sheraton Lima, donde había realizado unas prácticas, la cual lo invitaba a ser parte del equipo de cocina en el Perú.

Gracias a su experiencia, preparó cenas japonesas, organizó eventos, fue jefe de partida y también subchef, hasta que asumió la Gerencia de Alimentos y Bebidas; tenía entonces 25 años, estaba a cargo de 160 personas y tuvo que demostrar que tenía cualidades para serlo. El Sheraton, su primer trabajo, le enseñó dos cosas: organización y producción de cocina, y sabor criollo; ya que tiene una excelente cocina peruana.

A los 28 años, la corporación lo invitó a ser parte de un training intensivo, que lo llevaría a convertirse en el gerente general más joven del mundo; era una oportunidad única, pero eso significaría olvidarse de su sueño para siempre.

Viéndolo en la disyuntiva, su padre le dijo: “Hijo, me has demostrado que eres un buen trabajador y voy a invertir en ti. Abre tu restaurante, yo te apoyo”.

Poco tiempo después, Maido abrió sus puertas con un concepto japonés y peruano, pues estas son sus raíces y lo que ofrece nace en su imaginación, la cual se nutre de sus recuerdos y nuevas vivencias hasta hacerse sabroso.

El país tiene tanto que ofrecer, que conocer el origen de cada producto, contribuir a su sostenibilidad, saber quién lo cultivó o quién lo pescó es más que una fuente de inspiración, es compartir su historia; y cuando uno puede contar la historia de un país servida en un plato, es capaz de expresar lo que es el Perú.

 

Ubicación: calle San Martín

399 (esq. calle Colón)

Miraflores – Lima, Perú

Reservas

(511) 446 – 2512

reservas@maido.pe

http://www.maido.pe/

Almuerzos

Lunes a domingo de 12:30 a 4:00 pm

Cenas

Lunes a sábado de 7:30 a 11:00 pmRestau