El Club Universitario de Buenos Aires (CUBA) campeón Argentino de Rugby 2014

cuba campeon urbaEl campeón de Rugby de Buenos Aires (URBA), CUBA, también ganó el torneo más federal del país al vencer al mejor equipo del Interior, Duendes de Rosario. Fue un agónico 21-20 en Villa de Mayo.  Universitario quiere escribir nuevamente un capítulo en el rugby argentino. El año pasado cortó 43 años de sequía para ganar el título de Buenos Aires.

 

Equipo de CUBA

Equipo de CUBA

 

CUBAvsDuendes_Abr30_Home

 

Equipo de Duendes de Rosario

Equipo de Duendes de Rosario

Se quedó con su primer Nacional de Clubes tras vencer en una parejísima final a Duendes de Rosario, defensor del título y campeón del Torneo del Interior, por 21-20 en Villa de Mayo.

El primer tiempo vio dos claras mitades cuya bisagra fue un cambio. Los 20′ inciciales resultaron de CUBA, que dominó con el scrum y llegó al ingoal a los 5′ con su jugada clásica: line para Mateo Uriarte, maul y try de Facundo Bosch, que así llegaba a cuatro conquistas en el Nacional. Bautista Güemes sumó un penal y pudo haber aportado otro, pero los cubanos eligieron buscar el try que no llegó.

En cambio, Duendes entendió que lo importante era sumar, y lo hizo cada vez que tuvo chances. Así, Tomás Carrió metió un drop y dos penales; su hermano Genaro aprovechó una contra para apoyar a los 40′ (14-8 parcial). ¿La clave? El cambio de Guido Randizzi por Federico Cej en la primera línea visitante a los 20′ a partir del dominio de Universitario en el scrum; por ese ingreso, el Verdulero equilibró el fijo y la posesión.

cuba campeon

 

En el ST Carrió y Güemes cambiaron penales (17-14) hasta que nuevamente Bosch se enterró en el ingoal luego de desprenderse de un maul y aparecer por el touch izquierdo como un wing; Bauti sumó la conversión para el 21-17, ahora en favor de CUBA, a los 63′. El cierre fue de Duendes. A los 66′ Carrió metió un penal (21-20); a los 72′, desde lejos, tuvo el de la victoria, pero falló como lo había hecho a los 60′. Y a los 79′ esta vez el triunfo quedó en el pie de Mateo Escalante, pero se quedó corto. No había caso, la historia ya se había dado la mano con CUBA.