Día Internacional de la Mujer

Imagen-12

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora o Día Internacional de la Mujer conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. Se celebra el día 8 de marzo. Es fiesta nacional en algunos países. La primera convocatoria tuvo lugar en 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza extendiéndose su conmemoración, desde entonces, a numerosos países. En 1977 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Aunque poco hace este organismo por estas dos grandes causas mundiales.

Durante la Revolución francesa la mujer tomará por primera vez, de manera colectiva, conciencia de su situación social. Marchando hacia Versalles, junto a los hombres, las mujeres parisinas reclamaron la igualdad social bajo el lema libertad, igualdad y fraternidad. Las mujeres también tomaron conciencia de que en aquel momento la lucha de clases no contemplaba la lucha de género, esto es, la plena igualdad social de la mujer por la que debían luchar. Durante la Revolución francesa se produjeron las primeras peticiones formales de derechos políticos y ciudadanía para la mujer. Así lo refleja la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana fue un texto redactado en 1791 por Olympe de Gouges que copiaba en buena medida la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano del 26 de agosto de 1789, el texto fundamental de la revolución francesa. Es uno de los primeros documentos históricos que propone la emancipación femenina en el sentido de la igualdad de derechos o la equiparación jurídica y legal de las mujeres en relación a los varones así como el sufragio femenino.

En sus inicios, finales del siglo XVIII y principios del XIX, el movimiento obrero mantenía una posición tradicional de corte patriarcal en relación con la igualdad de la mujer y sus reivindicaciones. Será a mediados del siglo XIX cuando los movimientos reivindicativos de la mujer tomen fuerza: lucha por el sufragio femenino, la reivindicación de la igualdad, la denuncia de la opresión social, familiar y laboral. Surgieron entonces los denominados movimientos sufragistas, inicialmente de origen burgués, con figuras como Flora Tristán.

Los primeros grupos feministas en el movimiento obrero tendrán como gran aliado teórico el libro de Friedrich Engels, publicado en 1884, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado y surgirán dentro de los movimientos anarquistas que reivindicaban, desde el neomalthusianismo, la procreación consciente del proletariado, la separación entre sexualidad y reproducción, la defensa de la maternidad libre, la liberación femenina, la libertad sexual, la promoción de la planificación familiar, el cuidado de los niños así como el uso y difusión de métodos anticonceptivos artificiales.

En la actualidad pese a los avances, queda un largo camino por recorrer hacia la igualdad de géneros. Sobre todo en los países Islámicos y en Asia, en donde las mujeres están limitadas en todos los ámbitos de sus vidas. No dejan de sucederse casos de violencia doméstica en todo el Mundo, mal tratos verbales, golpes y hasta asesinatos, ocurren a diario, producto de situaciones diversas generadas por intolerancia y presiones que no tienen justificación posible.

Bregamos por la igualdad, no somos machistas, ni feministas, creemos en la libertad y el respeto, entre todas las personas, sean del sexo que sean por elección o naturaleza, además del color de piel y creencias religiosas, debe prevalecer la convivencia y la tolerancia a las diferencias, por encima del individualismo y del egocentrismo de creernos los dueños de la verdad. Los cambios sociales provienen de conductas y creencias individuales que producen cambios de normas, nuevos paradigmas, por lo tanto desde las familias, las escuelas y las religiones, para que las nuevas generaciones tengan un pensamiento mejor, tolerante y protector, del resto de las personas que coexisten en una determinada época, además del cuidado y respeto también por la naturaleza y los animales en todas sus especies.