Vandana Shiva, un ejemplo a seguir en América Latina.

Vandana Shiva (en escritura hindi: वंदना शिवा; Dehradun, 5 de noviembre de 1952) es una científica, filósofa y escritora india. Activista en favor del ecofeminismo, recibió el Premio Nobel Alternativo en 1993. En 1982 creó la Fundación para la Investigación Científica, Tecnológica y Ecológica, la cual cuenta entre sus iniciativas el impulso y difusión de la agricultura ecológica (programa Navdanya), el estudio y mantenimiento de la biodiversidad (Universidad de las semillas, Colegio Internacional para la Vida Sostenible), fomentar el compromiso de las mujeres con el movimiento ecologista (Mujeres Diversas por la Diversidad), o la regeneración del sentimiento democrático (Movimiento Democracia Viva).vandana shiva

Navdanya es una organización india revolucionaria y significa “nueve cultivos”. La intención de esta organización es apoyar agricultores locales, rescatar y conservar los cultivos que están siendo empujados hacia la extinción. Navdanya está constituido por ecologistas y agricultores indios y es un movimiento en defensa de la reserva de semillas.

Actualmente se dedica a la preservación de la biodiversidad en materia de agricultura ya que Shiva dice que ésta se encuentra en peligro debido a que las grandes compañías fomentan entre los agricultores la siembra basada en semillas modificadas genéticamente, fertilizantes químicos y pesticidas.

En su esfuerzo por conservar la biodiversidad de la India, movilizan a agricultores de muchas comunidades para que no consuman semillas genéticamente modificadas. Así mismo, a través de “Navdanya” ha creado campañas contra el uso de pesticidas, educando a agricultores sobre los bienes de las semillas nativas; establecieron 34 bancos de semillas comunitarios en todo el país que perservan las semillas indias naturales y las distribuyen sin costo a agricultores interesados. Navdanya ha contribuido a la conservación de más de 2000 variedades de arroz. Ha sido capaz de movilizar en la India 5 millones de campesinos contra la Unión General de Tarifas de Comercio (GAT) y de ponerse a la cabeza de la gran movilización en contra de la globalización del comercio en Seattle a finales de 1999. Entre las iniciativas de esta organización también encontramos la difusión e impulso de la agricultura ecológica, el estudio y mantenimiento de la biodiversidad, la regeneración del sentimiento democrático o el fomento del compromiso de las mujeres con el movimiento ecologista.

Actualmente es una líder del Foro Internacional sobre la Globalización, así como un miembro destacado del movimiento antiglobalización que surge como respuesta al GATT (General Agreement on Tariffs and Trade) en donde se fundó la Organización Mundial del Comercio (OMC). En su libro reciente Manifiesto por una democracia de la tierra ha propuesto el concepto y la causa de la democracia de la tierra como alternativa al capitalismo.

Lucha activamente contra la política neoliberal de globalización y a favor de los derechos de los pueblos denunciando que la codicia de las corporaciones usurpan los recursos naturales, como la tierra y el agua y violan los derechos fundamentales de la gente.

En América Latina:

Se vive una situación similar, la globalización de los agro negocios, grandes latifundios de empresas S.A , pool de siembras, de capitales extranjeros y nacionales, que expulsan a los pequeños productores de sus campos para las ciudades por una renta mínima o en algunos caso por expropiación, como sucede sobre todo en América Central, Colombia y en Sudamérica con las tierras que eran propiedad de los pueblos originarios desde hace siglos, pero no contaban con un “título de propiedad legal”.

El monocultivo de la soja, el uso de semillas transgénicas de empresas como Monsanto, junto al excesivo uso de pesticidas, generalmente de estas mismas empresas Globales, generan una destrucción de la tierra, un aumento innecesario de la producción y se obtienen cereales de menor calidad; pero por otro lado crea negocios multimillonarios, en un círculo que abarca cada etapa de la producción, hasta su comercialización.paro agro no al tlc

No es posible que los gobiernos se dejen avasallar por estas empresas globales, desplazando su población de los campos, haciendo pasar hambre a su pueblo, para dar rentabilidad a pocas manos extranjeras que se llevan el 90% de las ganancias, destruyendo el medio ambiente y enfermando a las poblaciones rurales con sus pesticidas cancerígenos.

El continente es el mayor productor de alimentos del Mundo, y pese a ello, tiene un gran porcentaje de población pasando hambre o alimentándose casi al mínimo de la subsistencia. Esta desigualdad que no proviene de la naturaleza, si no del hombre y del capitalismo moderno, es una enfermedad de los nuevos tiempos que se debe frenar con acciones concretas. Si los gobiernos latinos tuvieran la voluntad de revertir este proceso, lo podrían hacer fácilmente, impulsando el cultivo orgánico, reformando la propiedad de la tierra, prohibiendo el uso de pesticidas cancerígenos y fomentando las semillas orgánicas naturales, entre otras medidas.

En la actualidad no parece que fuera a suceder, los Gobiernos ni tocan el tema, no está en la agenda y carecen de coraje para enfrentar las grandes corporaciones que hasta financian sus campañas políticas. Entonces el cambio tiene que venir de la sociedad, presionar para revertir la situación, difundiendo lo que pasa en el interior del continente y lo que pasará en el futuro con el monopolio de los alimentos si no lo detenemos cuánto antes. Tenemos que ser ciudadanos y no simples consumidores, atados y sometidos a los deseos de los grandes capitales que no les importa otra cosa que lucrar a cualquier costo.

Bajar aqui en pdf, Gaia y las semillas de la Paz, propuestas de Vandana Shiva. 

Gaia y las semillas de la Paz