La lucha mediática de los Grupos Económicos vs el Estado y los trabajadores (Argentina)

x8826s08

La estrategia de usar los medios de comunicación para un complot económico no es nueva, siempre los empresarios, o grupos económicos han sido socios de la prensa, para generar un clima favorable a sus propósitos. En otras oportunidades es el Gobierno quien usa los medios para un determinado fin, cómo por ejemplo en tiempos de Guerras o protestas sociales. Un caso conocido es el del empresario George Soros, quien en Inglaterra, deslizó el rumor de una fuerte devaluación de la Libra Esterlina, acompañándolo de acciones concretas que avalaban el dato. Este empresario, vendió sus acciones, puso en venta sus negocios, shoppings, dando la imagen que era cierta la noticia, rápidamente la noticia se multiplicó y empujó a otros empresarios a hacer lo mismo. Al darle peso al rumor, la devaluación termino siendo cierta y Soros logro incrementar un 400% su capital, al vender tus acciones al inicio y comprarlas de nuevo a un valor inferior.

En la Argentina desde hace unos años, pero especialmente en los últimos meses, se puede ver claramente que los medios de comunicación en su mayoría del Grupo Clarín y de otros grupos que responden a los mismos intereses, vienen desarrollando un plan para generar clima de incertidumbre, desgobierno, e inflación acelerada. Los que tienen dólares y/o commodities que se exportan a precio dólar (por ejemplo la soja), son los más interesados en que el precio de las monedas extranjeras aumente para incrementar sus ganancias sin ningún esfuerzo. Bombardean a la población las 24hs, a través de las radios, programas de TV y diarios, con el discurso negativo de que no hay programa de Gobierno, que la crisis es grave, que la inflación no tiene techo y que el dólar se va a ir a un nivel altísimo. Pero no solo lo dicen, si no que operan en ese sentido, impulso un precio superior, como la operación de Shell que compro un dólar más caro del valor oficial al Banco HSBC, las dos empresas de capitales Anglo-Holandeses, y fue rápidamente difundido en la prensa, imponiendo una suba del dólar.

Es tan fuerte el poder de los Medio Masivos de Comunicación que la gente le termina creyendo y dado por hecho lo que dicen allí.  Lo que genera que miles de personas sin educación, que desconocen la realidad de la economía, provoquen una suba de los precios y del dólar, por intentar consumir más antes de que suban los precios (según ellos), y los comerciantes, mayoristas, importadores, por miedo a que pierdan capital, al reponer la mercadería. Esta situación conocida históricamente por los Argentinos, produce como consecuencias, desempleo, pérdida del valor del salario real, e inestabilidad social.

Es el momento de ver si aprendimos la historia reciente y actuamos diferente. Si dejamos de comprar productos con aumento sin sentido, si paramos de buscar dólares para invertir en el País en algo productivo que aporte valor agregado y competitividad a las mercancías y a los servicios; y principalmente si no le hacemos caso a lo que nos dicen los “vivos” de siempre, que buscan la ruina de la Nación y la riqueza de sus empresas o bolsillos.

La burguesía nacional nunca fue precisamente nacionalista, desde la formación del Estado Nacional, lo han endeudado en su beneficio, entregado sus riquezas al extranjero y vendido sus recursos para vivir de rentas sin producir nada por el País. No podemos esperar que estas mismas familias, que en su momento estaban deseosas de que la Argentina sea una Colonia Europea, traicionando a los propios Argentinos, apoyando enemigos en guerras por los territorios de las provincias, hoy actúen como “patriotas” buscando mejores métodos de producción, ganar nuevos mercados, capacitar a sus recursos humanos, e invertir en el País.

Los que hemos estudiado nuestra historia y los que hemos vivido ya, algunas crisis, sabemos bien, quién es quién, y qué intereses persiguen, por eso, debemos madurar como sociedad, aprender del pasado y estar del lado correcto en esta lucha de poder e intereses.

Con un aumento desproporcionado de precios, los perjudicados son los trabajadores, los asalariados y los comercios pequeños que no pueden soportar los aumentos mayoristas por no poder trasladarlos a sus productos y de esta manera perder los pocos clientes que tienen.

Lo mejor que podemos hacer es estudiar nuestra historia, saber nociones de economía, para tener un pensamiento propio del contexto actual y “apagar” la prensa opositora que nos quiere llenar la cabeza con crisis, problemas, para que defendamos el juego que ellos mismos buscan y provocan.

Cómo será de fuerte el lavado de cerebro que producen los Medios, especialmente de Clarín, que siendo este una empresa privada, que se ha hecho monopolio gracias a la dictadura militar y al Menemismo, estando siempre del lado contrario a los intereses de la Nación Argentina, en la actualidad numerosas personas lo defiendan, cómo si fuera una víctima de las decisiones del Gobierno, en una Ley de Medios que es excelente para el conocimiento multicultural de la comunicación del País. Prefieren que sea un monopolio que les diga lo que pasa, lo que tienen que hacer, antes que la prensa esté en manos de múltiples actores, ongs, universidades y empresas de distinto dueño.  Contra esta fuerza, es la que nos toca “enfrentarnos” día a día, y se combate estudiando, teniendo visión propia de lo que acontece y de los discursos de cada sector involucrado, para tomar nuestras decisiones y defender a quienes están trabajando por nuestro bienestar.

Por Lic.Sebastián Baldunciel