Curitiba, peligra su sede en la Copa del Mundo FIFA 2014 por los atrasos de las obras

La FIFA lanzó un ultimátum y aclaró que la situación es “delicada”. El estadio Arena de Baixada quedará afuera de la competencia si el 18 de febrero no presenta garantías a la entidad máxima del fútbol mundial. “No podemos organizar juegos sin estadio. Es una situación de emergencia”, disparó Jérôme Valcke, secretario general de la FIFA, este martes en la sede de Curitiba, ciudad en el sur de Brasil. Los plazos de las obras en el estadio Arena da Baixada están totalmente vencidos, fuera de todo plazo, y la situación es alarmante.

“De hoy al 18 de febrero, (los responsables del estadio) tendrán que decidir. A partir de hoy y hasta esa fecha es necesario que se hagan las obras que nos permitan confiar en que es posible realizar el Mundial aquí. Como está hoy, es un peligro”, afirmó Valcke en una visita al estadio. Recordemos que hace poco tiempo hubo un accidente importante en el estadio de San Pablo, donde precisamente debería ser la apertura de la Copa, muriendo dos obreros y cayendo parte de una tribuna posterior. Paralelamente otros 3 obreros morían en la construcción del estado de Manaus.

Sin inhibiciones, el directivo aclaró que la situación “no es del agrado” de la FIFA y dejó en duda la realización de los cuatro partidos de primera fase en Curitiba. En dicha sede, deberían enfrentarse España-Australia, Honduras-Ecuador, Irán-Nigeria y Argelia-Rusia.

La improvisación al momento de la planificación de la Copa, la burocracia lenta y las empresas constructoras que no dan abasto a tantos estadios juntos en el País, hacen que no solo Curitiba si no, otras sedes peligren también. No se entiende por qué el Gobierno del Brasil ha gastado el doble que lo que gastaron Alemania y Sudáfrica en los últimos Mundiales y todavía no están terminados los estadios. No es razonable construir un estadio de cero en el plena Amazonia (Manaus), en una ciudad con clima inhóspito, donde no existe ni un equipo de fútbol, para que se realicen 3 partidos  de la Copa y quede en desuso, cuando había otros estadios ya hechos en ciudades como Belém do Pará, que además si tiene equipos de fútbol competitivos. Otra cuestión aparte es el “Itaquerao” otro estádio sin necesidad, en las afueras de San Pablo, construido para que le quede al club Corinthians después del Mundial, habiendo otros estadios construidos como el Morumbí, que con una simple modernización hubiera sido ideal.

Presupuestos inflados, comisiones y coimas a muchas manos, hacen que se demoren las ejecuciones de las obras y que el Estado gaste el doble de lo pensado en beneficios de capitales extranjeros. Un País que carece de obras de infraestructura en carreteras, desagües, cloacas, ni que hablar de la falencia edilicia en escuelas públicas y en hospitales, no puede darse el lujo de derrochar millones de dólares en una organización de un evento deportivo que le dejará poco al pueblo Brasileño. Del “pan y circo” de los Romanos al “fútbol, novelas, carnaval y arroz” actuales, es la misma estrategia de los políticos para “ganarse” los votos del pueblo y seguir instalados en el Poder.curitiba estadio copa