San Pedro de Atacama, integra el desierto más árido de la Tierra (Chile)

atacama collageSan Pedro de Atacama es una comuna de la Provincia de El Loa en la Región de Antofagasta. Localizado a 1.700 kilómetros de Santiago y a 160 kilómetros del paso internacional Jama (frontera con Argentina), San Pedro de Atacama es una puerta de entrada a uno de los desiertos más grandes y el más árido del mundo: el desierto de Atacama. Se estima que hace unos 11,000 años se fundaron los primeros poblados en el norte de Chile, en la región del altiplano y quebradas desierto de Atacama. Los “atacameños” fueron los fundadores de la “Cultura de San Pedro”, se establecieron en la rivera del Loa y en los oasis del desierto de Atacama. Ellos fueron los primeros agricultores y por lo tanto el primer grupo sedentario del país. Cultivaban mediante el sistema de terrazas en las laderas de las montañas que fueron regadas y fertilizadas con guano de llama. Su principal actividad económica era tanto la agricultura, destacando el cultivo de variedades de choclo, quinua, habas, higos, algodón, zapallos, papas, porotos, entre otros. Este pueblo también domesticó Llamas y Alpacas e hicieron uso de la carne y la lana de estos animales, también fueron utilizados como medio de transporte y así mantener un constante intercambio comercial con otros pueblos de la costa.

Los atacameños desarrollaron el arte a través de cerámicas pintadas, tejidos, cestería, talla de madera, así como a través de la metalurgia, especialmente de cobre y bronce. Los “atacameños” llegaron a ser uno de los mayores poblados del norte chileno precolombino.

El Imperio Inca se extendió por toda América y llegó a San Pedro de Atacama desplegando sus creencias políticas y religiosas en el período entre 1450 y 1550 AD. Durante este siglo, el Imperio Inca logró controlar San Pedro de Atacama y las diversas comunidades que habitaban en la zona. Pero no fue hasta la llegada de los conquistadores europeos, desde 1492, que el poderío incaico fue reemplazado.

El Virreinato del Alto Perú y luego del Virreinato del Río de la Plata tendrían una influencia notable en San Pedro de Atacama, a lo que los aborígenes tuvieron que adaptarse a los nuevos cambios. Hoy en día, estas comunidades están haciendo un intento por recuperar su identidad a través de la preservación de su pasado. Sus pueblos y pucarás permiten al visitante viajar por las ruinas para entender cómo era la vida hace mucho tiempo