Trindade y Paraty (Brasil) una alternativa tranquila cerca de las grandes ciudades

trindade paratyParaty (o Parati, o Paratii) es una ciudad brasilera en el occidente del Estado de Río de Janeiro, microrregión de la Bahía de Ilha Grande. Muy antigua para los estándares sudamericanos, la ciudad fue poblada entre 1533 y 1560, en 1667 obtuvo su emancipación política decretada por el rey de Portugal, volviéndose independiente de Angra dos Reis.

Junto al océano, entre dos ríos, Paraty está a una altitud media de apenas 5m, lo que hizo que la ciudad fuera proyectada teniendo en cuenta el flujo de las mareas. Como resultado, muchas de sus calles son periódicamente inundadas por el mar. La ciudad fue, durante el período colonial brasilero, (1530-1815), sede del puerto exportador de oro más importante de Brasil. Hoy es el centro de un municipio con 930,7 km², con una población de 33 062 habitantes (densidad demográfica: 35,6 h/km²). El centro histórico de la ciudad está muy diferenciado y caracteriza la localidad por su arquitectura exclusivamente colonial, muy bien mantenida, con calles dispuestas en damero (cuadrícula regular), con empedrado. Cuenta con gran cantidad de iglesias de ese período. La localidad tiene varias playas y son de agua turbia y arena muy fina.

Trindade es un pueblo minúsculo a media hora de Paraty, justo en la frontera entre los estados de Río de Janeiro y São Paulo. Algunas de sus playas son muy populares con los surfistas. Desde Paraty hay un autobús cada hora que por un precio barato lo dejará en Trindade en 40 minutos. Se encuentra la playa de Cachadaço, una de las más maravillosas de Brasil. al llegar a Trindade, olvidaros de la playa que hay al pie del pueblo y dirigiros a la playa do Meio, que queda más al sur, dos playas pequeñas muy parecidas separadas en medio por unas piedras. Ahí un par de bares y es un lugar muy agradable para sentarse, tomarse una copa y disfrutar de la vista.

De ahí a la playa de Cachadaço solo hay un pequeño obstáculo, una pequeña colina que hay que subir y bajar. El trayecto es corto y con tiempo seco se hace sin ningún problema. Existe la alternativa de pagarle a un barquero para que os lleve a la playa por el mar. La playa de Cachadaço solía ser completamente desierta, los bares para hacer una parada técnica y comer un aperitivo estaban en la playa do Meio. Desgraciadamente, ya hay un camping con un pequeño bar. A 20 minutos después del final de la playa de Cachadaço, por un camino dentro de la selva, paralelo al mar, se llega a las piscinas naturales de Cachadaço. Hay algunos trechos del camino un poco complicados, conviene llevar buen calzado para ir a pie. De nuevo, existe la posibilidad de ir en barco hasta las piscinas naturales.