Del conflicto con los campesinos en Colombia

El-Gobierno-pide-a-los-cafeteros-colombianos-no-dejarse-utilizar-para-las-huelgasEl conflicto en Colombia que lleva meses, se agudiza con el tiempo por la incapacidad del Gobierno y de las Corporaciones de acordar algunos de los reclamos solicitados por los campesinos, que padecen una situación de miseria y violencia en el interior del País. Las concentraciones mantienen bloqueadas vías principales en Boyacá, Antioquia, Tolima y Meta.

Las marchas y protestas de ayer jueves, que en varias ciudades y municipios del país terminaron en disturbios, dejaron cuatro personas muertas y cerca de 200 heridos.

En la localidad de Suba, en Bogotá, un joven de 18 años murió por un disparo. El padre del fallecido acusó a la Policía. La segunda víctima en la capital de la República se registró pasadas las once de la noche en Engativá.

El Gobierno se levanta de la mesa de diálogo con campesinos en Tunja. En una declaración transmitida en la mañana de este viernes, el presidente Juan Manuel Santos rechazó los actos vandálicos que caracterizaron la protesta de este jueves en todo el país y anunció que para evitarlos ordenará la militarización de cualquier región que sea necesaria.

El Jefe de Estado advirtió: “Ordené la militarización de Bogotá y así lo haré en cualquier sitio y zona que sea necesario”. Y añadió que también dio la orden para que se “destinen 50.000 hombres de las Fuerzas Militares para que trabajen con la Policía en la movilidad de las carreteras”. “La paciencia se agota”, fue la advertencia que también lanzó Santos por los cuatro días que completaron las negociaciones con el sector agrario en Tunja (Boyacá), pero que no han dado resultados a pesar de las propuestas concretas que ha emitido el Gobierno.

Por eso, dijo, le ordenó a los ministros que estaban en la negociación que “regresen a Bogotá y dejen nuestras propuestas sobre la mesa” para que sean los campesinos quienes decidan si las aceptan o no para levantar el paro agrario, que este viernes completa 12 días.

No se resolverá el problema de fondo con represión militar, el sector agrario que en Colombia es muy numeroso, ha ganado el apoyo de gran parte de la ciudadanía, que se suma a las protestas. Por estos motivos, el gobierno del Presidente Santos, debe entender la situación y negociar pacíficamente con los sectores en pugna y brindar tranquilidad a la comunidad, además de hacer lugar a los reclamos justos de los trabajadores.

Esta es una excelente oportunidad para lograr conquistas sociales, ya que Colombia no se ha caracterizado por tener una masa crítica social, de peso, con capacidad de conseguir derechos y privilegios, ante la burguesía, y el Poder que domina que el País para beneficio propio. Es una señal positiva para el crecimiento social y da esperanzas de que se puede luchar en contra de las desigualdades, con las herramientas que se disponen, cómo en este caso, la mano de obra.

Por Lic.Sebastián Baldunciel para Justice Mirror en Español.

E-mail: sbaldunciel@justicemirror.com