Crisis en Medio Oriente: los misiles no son la solución

lmñRecrudece la crisis en Medio Oriente, la inestabilidad en Egipto, y en Siria, no dejan a la comunidad internacional quedarse de brazos cruzados. Los simpatizantes del presidente islamista depuesto, Mohamed Mursi, llamaron a participar en grandes manifestaciones con motivo del “viernes de los mártires” contra el poder militar, donde fueron masacrados más de mil personas por el Gobierno Egipcio. Al tiempo que el ex mandatario Hosni Mubarak seguía en el hospital militar de El Cairo, tras salir de la cárcel, expresando que el Ejército es el único con capacidad de ordenar el País. Frente al revés sufrido por los Hermanos Musulmanes con la detención de sus jefes y la autorización dada a las fuerzas del orden para abrir fuego, desde el inicio de la semana los islamistas tienen dificultades para movilizar a la gente.

Mursi se halla detenido en un lugar secreto y deberá responder a acusaciones de complicidad con asesinatos de manifestantes. Además varias iglesias católicas fueron incendiadas en una escalada que parece no tener solución a corto plazo.

Por otra parte en Siria el Gobierno de Al Assad reprimió las manifestaciones de la población con misiles y armamento químico, matando a más de 1.300 personas en un día. La comunidad internacional condenó el ataque y se estudian sanciones y acciones militares contra Siria, en los próximos días.

Pero atacar Siria, sería peligroso para la estabilidad de la región, el régimen de Irán y el Hezbollah no permitirán un ataque a un aliado, ni la intromisión de occidente más Israel en un conflicto interno del pueblo Sirio, por lo tanto podría generarse una guerra de importante magnitud entre naciones con alto poder destructivo y armamentos nucleares

Nuevamente el argumento de crimen de lesa humanidad o que un Gobierno Árabe posee armamento peligroso, son usados por el G8 principalmente Estados Unidos de América y sus más cercanos aliados, para invadir un País estratégico. Los grandes negocios, los intereses económicos, son más importantes que evitar el derramamiento de sangre. No se para una guerra con otra guerra, no se salvan personas de la muerte con lanzamiento de misiles, si de verdad la O.N.U quisiera resolver los conflictos, debería buscar el diálogo, consensuar entre las partes una convivencia pacífica. No se ayuda a un pueblo oprimido con sanciones económicas, bloqueos o invasiones.

Por Lic.Sebastián Baldunciel para Justice Mirror

E-mail: sbaldunciel@justicemirror.com